Manolo Tarancón: “Xoel López absorbe todas las músicas escuchadas desde niño y las aplica a la suya”

Manolo Tarancón: “Xoel López absorbe todas las músicas escuchadas desde niño y las aplica a la suya”

Manolo Tarancón lleva más de quince años vinculado al mundo de la música, actualmente como redactor en la revista Efe Eme. También es cantante y compositor, llegando a publicar cuatro álbumes y un EP (todos ellos disponibles en Spotify), y ha ejercido como promotor de actividades y encuentros en directo. El pasado mes de mayo el valenciano publicaba su primer libro, Conversaciones con Xoel López (Biblioteca Efe Eme), en el que nos ofrece un retrato muy humano y personal de uno de los cantautores más importantes de nuestra escena nacional en la última década. Un viaje a través de charlas y encuentros que nos ayudan a conocer más sobre el universo artístico del gallego, además de ofrecernos una panorámica de toda su trayectoria profesional.

Manolo Tarancón: “Xoel López absorbe todas las músicas escuchadas desde niño y las aplica a la suya”
Fotografía de Eva HM

Llevas vinculado a la música más de quince años: eres periodista, músico y divulgador musical, ¿de dónde viene esta pasión?

Más allá de periodista o no, siempre me ha interesado la comunicación, sea a través del formato que sea. Toco la guitarra desde bastante joven, ya componía, pero no fue hasta 2003 cuando empecé a desarrollar una pequeña carrera artística. Empezó con una pequeña maqueta, y ya luego al ver que eso tenía cierto feedback, es cuando me lo tomé más en serio. Edité cuatro discos como Manolo Tarancón, también tuve un proyecto paralelo con una banda que se llamaba Reno, justo antes de sacar el último álbum. Durante poco tiempo pude malvivir, y lo quiero decir así, malviví de la música, tampoco tomó la repercusión para estar cómodamente viviendo de ello, pero era algo que me llamaba mucho y me tiraba. Siempre me he considerado músico, pero sobre todo comunicador, me gusta mucho escribir. A raíz de ahí lo combino escribiendo artículos, precisamente en Efe Eme en su parte de actualidad, también en Cuadernos Efe Eme, a partir del número 13, escribí artículos largos, más profundos. No sé si llamarme agitador cultural, pero sí que he intentado realizar ciclos. Soy de Valencia, y en la sala Matisse, que es de mediano aforo, estuve programando durante dos años. Pero siempre vinculado a la música. Y también como productor musical. En cuanto al libro fue una apuesta del editor, que hacía años que lo llevábamos hablando, también con Xoel. Con él colaboro en uno de mis discos, Historias mínimas, en el tema ‘Casa vacía’. Veía que era el momento de dar ese paso hacia algo más grande, y eso es lo que me lleva a escribir el libro, sobre todo en este formato de conversaciones, por el feedback y el buen rollo  que había entre Xoel y yo. Ahora mismo no estoy desvinculado total de la música, sigo dando conciertos, pero estoy más centrado en la escritura de artículos. 

Sobre el origen del libro quería preguntarte. ¿Por qué eliges a  Xoel López? ¿Cómo se inicia este proyecto?

Él y yo nos conocemos precisamente en la sala Matisse. Yo, junto a la cabeza visible de Efe Eme, que era Juan Puchades, en la que planteamos un ciclo de entrevistas mezcladas con canciones en directo, con público, y Xoel fue una de las personas a las que invitamos. Eso fue por 2011, 2012, porque él estaba todavía yendo y viniendo de Buenos Aires, había pasado esa fase experimental con billete de ida, sin saber cuándo volver a España. Es ahí cuando lo conozco, siendo yo promotor. Hicimos muy buenas migas. Después nos volvimos a encontrar en el Puerto de Santa María, en el Monkey Week. Él iba a tocar con su banda al completo, y yo iba a tocar en acústico canciones de mi nuevo disco. Allí nos reencontramos, le di mi disco Imperfectos, que es el anterior a Historias mínimas, y de ahí sale la posibilidad de hacer una colaboración conmigo, en una canción de mi siguiente disco. Siempre hemos tenido muy buen rollo, y pensé que por ese trato y la naturalidad que teníamos al hablar, era la persona ideal para plantear este libro. 

Lo planteo hace tiempo, es verdad que por su agenda, no solo tiene el proyecto Xoel, sino que tiene más cosas, y era cuestión de hablarlo y de encajar fechas. Fue justo este pasado verano, en la Feria de julio de aquí de Valencia, que se hacen conciertos nocturnos, cuando él me escribe y lo cerramos para septiembre. Me voy a su casa durante tres días seguidos, y hablamos de todo. Así es como se da el comienzo de esta historia.

¿Qué tiene Xoel López para que sea uno de nuestros mejores artistas? ¿Qué te transmite?

Te voy a ser muy sincero, es cierto que todos los libros tienen que tener cierta objetividad, en mi caso soy muy fan, sobre todo en la época de Deluxe, cuando comienza a componer en castellano, ahí se me va la cabeza con lo que él hace. Y ya cuando va a Latinoamérica y hace Atlántico, es algo sublime. Lo que él tiene, primero, es que tiene una naturalidad y una sencillez exquisita en lo personal. Después tiene una cosa que no todos los músicos tienen. Me pongo yo como ejemplo, me puede gustar mucho el blues, el soul, el rock progresivo. Soy muy fan de Pink Floyd, pero jamás podría llevarlo a mis canciones, porque hago música de autor. Mis canciones son otra cosa a lo que pueda estar escuchando, por muy melómano que sea. Lo que para mí tiene Xoel, que nadie tiene en este país, es una forma de absorber todas las músicas que ha ido escuchando desde niño, y es capaz de aplicarlas a su música. Y eso creo que es lo complicado, porque más allá de lo que nos guste escuchar, luego es muy difícil aplicarlo a tu universo sonoro. Él lo hace, y con Xoel López se unen todas esas inquietudes que él tenía. Porque cuando él monta Deluxe, tuvo la necesidad de crear paralelamente Lovely Luna, que era el proyecto folk que necesitaba. Lo que consigue Xoel López con estos tres discos con su nombre, es unificar todas esas músicas que están en su cabeza y aplicarlas. Creo que ese es lo que él tiene de especial, y que consigue llevarnos a un universo único, no se puede etiquetar. Y eso es lo que hace que me atrape de su música, y lo que lo hace tan especial.

Conversaciones con Xoel López (Manolo Tarancón, 2020)

Eso quizás sea lo que más llama la atención de él y su música. En el libro habla de muchísimas influencias de diferentes artistas y géneros a lo largo de su vida. Eso también es un reflejo de cómo entiende Xoel la música, ¿no?

Sí, y hay otra cosa que quiero destacar, y es que Xoel no tiene complejos. Estamos en un país, y él lo dice en el libro y en otras entrevistas que he leído, en el que ahora es mucho más fácil, lo latino es la tendencia. Parece que si músicos o grupos de otros estilos hacen algo latino, parece que ahora se les aplaude. Pero él hizo eso en 2012 cuando vino con Atlántico, y hay mucho de eso en el disco, y para él fue complicado. Pero esa falta de complejos a la hora de entender la música, ese “voy a hacer lo que me dé la gana”, es algo a destacar al igual que la absorción de músicas que él ha ido aglutinando a lo largo de su vida.

Has elegido el género de la entrevista para que conozcamos más de cerca a Xoel López. Un género que permite que sea todo más fluido y cercano, y que se conozca de primera mano esa biografía.

Como te decía antes, propongo este formato porque creo que la buena relación que había entre los dos iba a potenciar esa naturalidad. Quizás con otro personaje hubiera elegido otro formato. Por otro lado, soy muy fan desde mi adolescencia, de libros de conversaciones. Está el libro de Truffaut con Hitchcock, que es fantástico, también hay otro de conversaciones de Billy Wilder, tengo otro de Juan Andrade con Julio Anguita, el que hizo el propio editor de Efe Eme (Juan Puchades) hace unos años con Ariel Rot. Este me encantó porque fluía todo muy bien. Si la conversación de verdad es natural, la lectura se da de una manera más fácil. Este tipo de formato se da menos, pero creo que son muy necesarios.  

Has comentado antes que pasaste tres días de conversaciones con Xoel, ¿cómo fue este proceso, una vez que estás con él?

Había estado meses documentándome, llevaba muchos apuntes. Fue en su casa, de una forma cómoda, aunque es verdad que empezamos en un bar que estaba abajo. Íbamos hablando cronológicamente, a veces no, cuando recordaba algo, igual me paraba. Luego ha habido una tarea importante de limpieza y edición de todas esas horas de charla, pero se dio de una manera muy natural. Yo llevaba un cuestionario, una especie de estructura, pero estaba muy abierto a él y a lo que a él le surgiera, pero ese esqueleto debía de seguirse como lo había planteado. Me gustaba empezar por el final, luego ya sigue con sus inicios, pero quería comenzar con su proyecto de versiones, Combo Viramundo. Nació en 2013, pero él le ha dado más potencia en estos dos últimos años. Me gustaba porque podíamos empezar el libro hablando de su falta de complejos. En la biografía del grupo en Instagram dice: “De Juan Luis Guerra a Los Smiths”. Es decir, puedo hacer un tema de Juan Luis Guerra, puedo pasar por Mecano, y puedo terminar haciendo otro de Morrissey sin ningún tipo de problema. Y quería resaltar desde el inicio todo esto.  

Tras finalizar todo ese proceso de conocer más en profundidad a Xoel López, ¿has descubierto algo que no supieras?

Más que descubrir ha sido confirmar. He confirmado su forma de ser, su cercanía, es un tipo amable, afable, muy vitalista. Está continuamente pensando en proyectos, en cosas, en música. Tiene un talento que ya se lo suponía, pero que me lo ha confirmado. Pero sobre todo que aún tiene mucho por decir. Tiene ahora 43 años, pero no para. Estoy seguro que nos queda mucho por descubrir. Todo ese buen rollo que transmite cuando toca con su banda en directo, que se ponen todos a bailar, no hay nada impostado. Es natural y se nota lo bien que se lleva con todos, cómo hacen piña, cómo son uno. Y todo eso va en el carácter, precisamente lo que he confirmado. 

¿Con qué etapa de Xoel te quedas? 

Sin duda con los tres últimos discos. Y si me dieran a elegir no sabría, porque los tres me gustan por igual. Quizás el primero (Atlántico) es más de autor, a partir de ahí experimenta un poco más en Paramales. Ya en Sueños y pan es mucho más onírico en las letras, mucho más metafórico… Yo me quedo igual que dice él en el libro,  si tuviera que elegir una canción para que representara toda mi carrera, elegiría ‘Tierra’. Es un tema que está en Atlántico, en el primero de esta trilogía. Me parece una canción casi perfecta. No digo perfecta porque siempre hay que dejar un poco de margen de error [risas], pero vamos, roza la perfección. 

El libro llega hasta el nuevo disco, poco antes de comenzar a grabarlo, ¿qué te han parecido los primeros avances? De hecho, en esas conversaciones él ya dice que volverá a ser una ruptura con lo anterior.

Sí, rompe porque vuelve a cambiar de productor, eso es importantísimo. Ahora va con Campi, antes estaba con Ángel Luján, previamente estaba con su productor fetiche que era Juan de Dios Martín. Y sí que rompe, de hecho el primer tema es como más bailable, se llamaba ‘Alma de oro’. La segunda canción es más de autor, se llama ‘Joanna’, y recuerda mucho a las canciones profundas de Serrat. Me parece preciosa. Y ya con la de ‘Tigre de bengala’ nos la ofrece en un momento de confinamiento, en el que todo es complicado. De repente esa canción tiene algo de salsa, de merengue… Y la letra es tremendamente positiva. Me está encantando, y era lo que él me decía: “estoy rompiendo con lo que hacía antes, y ya lo irás viendo”. Tocó ‘Alma de oro’ con la guitarra los días que estuvimos charlando. Y luego tiene poco que ver esa versión que toca a guitarra y voz, con la que produce en el disco. Él, si no ruptura, sí quería afrontar nuevos retos, y lo consigue. Además de muchas ganas de seguir escuchando el resto del disco. 

¿Te gustaría volver a hacer un proyecto como este? 

Sí me gustaría, de hecho esto es como un gusanillo. Nunca había probado a hacer un libro, estuve documentándome bastante tiempo, pero vista la experiencia y como está funcionando, la verdad es que me encantaría. No me planteo con quién o si sería una biografía, tampoco si sería sobre un personaje en concreto o quizás sobre algún estilo. Pero sí me gustaría seguir en la línea de poder escribir sobre música, porque me encanta, para mí es un bálsamo y es una terapia. Creo que hay una cosa que es interesante, más allá de que haya tenido mucha menos repercusión que Xoel, pero es muy positivo el hecho de considerarme músico cuando trato ese tipo de temas. Te vas a cosas más técnicas, como son los procesos de grabación de estudio, cómo eliges un sistema analógico o digital… Preguntas cosas que quizás si no has pasado por esa vida musical, no te planteas. Y pienso que es interesante el haber estado en las dos partes. Desde la parte de la escritura musical, y a la vez, el haber grabado discos y pasado por esos procesos, aunque no tan bestias como los suyos, pero sí tratar de plasmar cosas en el libro que de otra manera no se tratarían. 

Conversaciones con Xoel López está teniendo una repercusión muy buena, ¿cómo estás viviendo todo esto?

Para mí es abrumador. Soy consciente de que quien tiene el tirón es él, yo soy el autor del libro. También acostumbrado a autoeditar mis discos, porque tuve un sello pequeñito de aquí de Valencia, el tener el respaldo de una editorial como Efe Eme, con esa trayectoria, con ese catálogo de libros sobre música, y con ese buen hacer, es muy favorable. Con lo cual solo puedo dar las gracias a Juan Puchades por darme la oportunidad, a Xoel, por supuesto, por cómo es, por cómo lo ha movido y por cómo se ha involucrado desde que ha salido. Todo son cosas buenas, así que encantadísimo.  

Fotografía de portada de Eva HM.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *