“No he sido feliz ni un minuto en mi p*** vida”. Con esta lapidaria frase la existencia de Arthur Fleck comienza una nueva etapa. Pasará