Sabíamos que Paco Loco era genial, pero una vez más nos lo ha demostrado. En Cómo no llevar un estudio de grabación nos abre su