El Ayuntamiento de la localidad sevillana, donde hace cuatro años se rodó una de las escenas más recordadas de la saga escrita por George R.