Quede por adelantado que soy admirador de Clint Eastwood desde niño, desde que me encandilara con la trilogía de películas de Sergio Leone,  tanto en