El ya mítico periodista José María Íñigo se marchó el pasado sábado, pero no nos ha dejado solos, ya que nos ha legado el recuerdo