Joe Wright (Orgullo y Prejuicio) firma este film en el que un irreconocible Gary Oldman se mete en la piel del Primer Ministro inglés, Winston