¿Previsible? La polémica, una vez más, protagoniza la entrega de los Premios Oscar. Es su sino. Este año lo que parecía que ocurriría, al menos,