«En el prólogo de Frankenstein, Mary Shelley aclara que la historia, aunque no es real, está basada en hechos probables. Estrógenos, segunda novela de Leticia