“Yo tenía seis años cuando fueron a por mi madre, gente del pueblo…”. Es María Martín quien habla. Una mujer mayor, ya anciana, vestida de