Difícilmente hubiera imaginado el joven David Salas, profesor de Lingüística en el Trinity College de Dublín (Irlanda), que sus inminentes vacaciones de verano se iban