Para mí, leer un buen libro es uno de esos pequeños placeres que nos da la vida. Es como tomarte un sabroso y humeante café