En una era cada vez más digitalizada, cada día vemos con más asiduidad como algún dispositivo tecnológico acaba sustituyendo un elemento tradicional de nuestra vida