El 25 de agosto de 1975 fue publicado un álbum que cambió la vida artística de Bruce Springsteen y de la música rock en general.