Se suele decir con sumo acierto que la historia se escribe siempre desde el bando vencedor, o desde el del que ostenta el poder. El