Ella es la portera del inmueble al que se traslada un obsesivo Álvaro (Javier Gutiérrez) para encontrar la inspiración en su intento por hacerse escritor.