the crown

The Crown: Netflix save the Queen

La familia real británica. Ese gran fenómeno que despierta tantas intrigas y pasiones, como si de un antiguo circo de ‘freaks’ se tratase, donde cada miembro es un espécimen envuelto en un aura de rareza y divinidad que los ojos mundanos de la plebe no pueden parar de observar embelesados.

the crown

Quién sino Netflix iba a conseguir abrir las puertas de palacio y permitirnos, de una vez, descubrir los tejemanejes de la aristocracia. The Crown se abrió camino ante la expectación y la polémica que lleva causando tal monarquía durante toda su historia, pero más especialmente con el ‘boom’ que se produjo con la coronación de la reina Isabel II ya que, por primera vez, los medios de comunicación consiguieron acercar esa figura tan etérea y adorada a las vidas de sus súbditos, al introducirse en sus casas a través de la televisión.

the crown

Con The Crown, por fin, conseguimos ver que hay algo de humanidad tras el gélido velo del protocolo. Pero la serie va más allá, y es que al tratar de recrear la vida y personalidad de cada uno de los personajes que participan en la trama es imposible evitar caer en la fórmula del culebrón por antonomasia, pero ¿y qué hay de malo en eso? De esta manera, el espectador se hace partidario de unos u otros dentro de esta (des)conocida familia, incrementando las ansias y el fervor que generan, en consecuencia, manteniéndonos enganchados, capítulo tras capítulo. Un negocio perfecto.

La Reina niña

En la primera temporada la trama se centró en los inicios de Isabel como reina tras la muerte de su padre. Una niña convertida de repente en adulta, al cargo de un país que nadie creía que pudiese manejar, pero se equivocaron al subestimarla, y con creces. Aun con los titubeos de la inexperiencia al frente de una institución tan emblemática y significativa globalmente y los intentos de manipulación al ver la figura frágil e inocente de una mujer, Isabel II consigue deshacerse del título de ‘Shirley Temple’ para coger el toro por los cuernos y mostrar un carácter férreo al que ni el mismísimo Winston Churchill se atreve a contradecir. Demostrado está, 65 longevos años de reinado y sigue siendo la mujer más famosa y respetada del mundo.

the crown

Pero claro, figuras tan ilustres no pueden ser comprendidas sin un reparto que esté a la altura de la corona y aunque cualquiera puede haberse hecho ya una idea mental de cómo es cada uno de los miembros de la ‘british family’ a través de lo que nos ha llegado por los libros de Historia y las revistas o programas de cotilleo, no hay más que ver la elección y caracterización de los actores como para vislumbrar que la precisión no solo se queda en lo superficial.

Claire Foy es la encargada de interpretar a la joven Elizabeth, con una maestría tal que a la producción no le ha quedado más remedio que renovarla para la segunda temporada aun con la necesidad de plasmar a una Isabel con apariencia más madura. Y ¿qué decir de Felipe de Edimburgo? Un Matt Smith que acarrea la ardua tarea a sus espaldas de dar vida a un hombre de su época ninguneado por la todopoderosa imagen de su esposa.

Vanessa Kirby, por su parte, es el espíritu libre, alocado, con atisbos de inmadurez, pero el más humano de toda la familia, la princesa Margarita; quien también tiene que padecer a la sombra de su hermana. Otras actuaciones para destacar son la del cálido rey Jorge VI, interpretado por Jared Harris, que resultará de especial apego y empatía a todo el mundo que haya disfrutado de El discurso del rey; John Ligthgow, un primer ministro Churchill cascarrabias que se va debilitando por su avanzada edad pero que nunca pierde su reputada mente de estratega, testarudez y fidelidad a la corona; y, cómo no, los ‘malos’ de la historia: Alex Jennings como Eduardo VIII y Lia Williams como su esposa, Wallis Simpson.

Una temporada prometedora

Aunque, lo cierto es que por mucho que parezca una apuesta controvertida y de éxito asegurado (que lo es), todos somos conscientes de que esta serie no deja de ser ficción y, si bien consigue frenar la curiosidad, los intrincados hilos de la política solo posibilitan dar una imagen aproximada de lo que de verdad se cuece en palacio, y que posiblemente diste mucho de la realidad. Aun así, nos conformamos con este trocito de cielo.

the crown

La segunda temporada de la serie se centrará en los años 60 y 70 en una ambientación que dista mucho del emplazamiento contextual de la primera pero que seguirá manteniendo el centro de atención en las relaciones personales de sus majestades, con todo lo que eso conlleva, y en especial en el matrimonio de Isabel y Felipe. Todavía quedan 4 temporadas más para conseguir desgranar todos los intríngulis de la corona hasta la fecha, y por lo que sabemos aún hay mucho jugo que exprimir (se ha confirmado que Lady Di aparecerá en la serie). Pero de momento, Netflix solo nos concede 10 episodios más de este cuento de hadas, que de Disney no tiene nada.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *