hannibal

Hannibal, la serie incomprendida

Muy a nuestro pesar, en la época televisiva en la que nos ha tocado vivir, lo que prima es la audiencia frente a la calidad del producto. Este fue uno de los motivos por el que la serie de NBC, Hannibal, fuera cancelada tras su tercera temporada. Durante su vida en antena, esa amenaza siempre sobrevoló a la ficción creada por Bryan Fuller (Criando Malvas) a partir de las novelas de Thomas Harris. Otro de los motivos de los que se habló fue que Fuller y la productora no disponían de los derechos pertinentes de El Silencio de los Corderos, publicada por Harris en 1988, y que era la única historia que quedaba por adaptar del excéntrico psiquiatra Hannibal Lecter.

Hoy se cumplen dos años de la finalización, por el momento definitiva, de esta serie muy incomprendida por muchos, quizás porque no es un producto que el gran público sepa valorar. Hannibal es una serie con una puesta en escena y una narración más propias de la gran pantalla que de la pequeña. Su cuidada y exquisita estética, muy acorde con los gustos del propio Lecter, hacía que fuera una ficción muy personal y distinta a todo lo que se estrenó durante el tiempo que estuvo en antena. Gracias a la peculiar visión que su creador y productor, Bryan Fuller, tiene para entender todo lo relacionado con lo audiovisual, la hacían única. Por este motivo, sus fans, entre los que se incluye quien escribe, lamentan la desaparición de la misma.

hannibal

Hannibal,  entre lo grotesco y lo bello

En esta serie lo grotesco se convierte en bello. Las escenas de los crímenes que va dejando tanto el doctor Lecter, como los asesinos en serie que aparecen en esta ficción, están estudiados al milímetro, o eso al menos es lo que percibimos los que la hemos visionado. Escenas que por desagradables  y explícitas que pudieran ser para nuestra sensibilidad, en Hannibal se convierten en auténticas obras pictóricas. Apéritif (1×01), Coquilles (1×05), Sakizuke (2×02), Mizumono (2×13) o La ira del cordero (3×13), son algunos ejemplos que dan fe de ello.

La música también juega un papel muy importante en la narración de las historias. En Hannibal se entrelaza la propia banda sonora de la serie, unas piezas  desconcertantes e inquietantes, como la misma obra. Y por otro lado, dado el gusto exigente y exquisito del psiquiatra, en momentos muy bien medidos, y según las necesidades del argumento o de sus escenas, podemos escuchar algunas de las piezas más importantes de la música clásica. Empezando por el Aria de las Variaciones Goldberg de J.S. Bach, que ya parece estar unida al personaje, y que aparece de manera recurrente durante las tres temporadas. También nos podemos deleitar con Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, el Requiem de Mozart, los Nocturnos de Chopin, La consagración de la Primavera de Stravinsky, y un largo etc. Al igual que ocurre en la película dirigida por Ridley Scott en 2001, donde se nos muestra al doctor Lecter, aquí también suena Vide Cor Meum. Ésta está compuesta por Patrick Cassidy, junto a Hans Zimmer, expresamente para dicho film. La ejecución de la música en esta serie nos ayuda a entender la psique del personaje protagonista en todo momento, así como las acciones que lleva a cabo.

La reinvención de un personaje

En su reparto encontramos a Mads Mikkelsen en la piel de Hannibal Lecter, quizás una de las mejores actuaciones de su carrera. Aunque si por algo se caracteriza la trayectoria profesional del danés es por sus sobresalientes interpretaciones, en el que un 80 % de ellas tiene mucho que ver su mirada, que sin parecer que dice nada, lo transmite todo. Prueba de ello son películas como La Caza, Michael Kohlhaas, o Un Asunto Real. En cierto modo llegamos a sentirnos atraídos por él y sus procedimientos, al provocar en nosotros, meros espectadores, la misma confusión e influencia que genera en su alter ego, el agente consultor del FBI Will Graham.

hannibal

Hugh Dancy se encarga de dar vida al “amigo” del doctor, sirviendo en cierto modo de discípulo de éste. Todos los personajes relevantes de esta ficción sufren en mayor o menor medida las consecuencias de relacionarse con Lecter. Pero quizás quien más lo padezca sea Graham, por el que el doctor siente una extraña atracción profesional. Llega a influir tanto en la mente de este personaje y lo lleva tan al límite, que muchas veces se viven situaciones que ni el espectador cree saber qué es realidad, qué un sueño o qué una alucinación.

También podemos encontrar entre el cast a actores como Laurence Fishburne (Jack Crawford), Gillian Anderson (Dr. Bedelia Du Maurier), Raúl Esparza (Dr. Frederick Chilton), Caroline Dhavernas (Dr. Alana Bloom), Eddie Izzard (Dr. Abel Gideon) o Richard Armitage (Francis Dolarhyde / el Dragón Rojo). Todos ellos, como hemos dicho anteriormente, serán víctimas en cierto modo de Hannibal Lecter, al ser manejados muy hábilmente por el psiquiatra, llegando a perder el control sobre lo que les rodea.

Un desenlace incompleto

Tras una primera temporada que sorprendió a todos tanto en guión, como en personajes o en aspectos técnicos, la segunda temporada se volvió un tanto enfermiza y exagerada, más de lo que ya lo habían sido los trece capítulos anteriores. Por lo que muchos de los fans se encontraron un poco descolocados en cuanto al rumbo que estaba tomando esta ficción. A pesar de lo que muchos creían, llegó la tercera, y por el momento, última temporada. Ésta se dividía en dos partes, en la primera, de siete capítulos, se adapta Hannibal (1999), y en la segunda, de seis, Dragón Rojo (1981), ambas novelas de Thomas Harris. Ésta tiene un final muy a la altura de lo que la serie merecía. Consigue una perfecta comunión entre ambos personajes principales, cerrándose un círculo. Supone poner broche, el cual podría ser tanto definitivo como abierto a esa soñada cuarta temporada. Este desenlace consiguió reconciliar a los fans que se habían mantenido fiel a la serie desde su comienzo, y a los que la habían abandonado dado su exceso narrativo.

hannibal

En el verano de 2015 esto se quedaba así tras su cancelación desde NBC. Pero hace unos días Bryan Fuller contestaba a una seguidora que le preguntaba a través de Twitter, sobre si ya estaban en negociaciones para crear nuevos capítulos. A lo que éste contestó que, “las conversaciones no podían comenzar hasta que pasasen dos años de emitirse el final de la tercera temporada. Martha De Laurentiis (productora) ha iniciado esas conversaciones. Esto es algo que lleva tiempo“. Los actores también se han mostrado muy interesados en darle una continuidad a la serie, ya que recordemos, falta por mostrar El silencio de los corderos, para que Hannibal tenga el final que Fuller imaginó. “He tenido conversaciones con Martha De Laurentiis, Hugh y Mads Mikkelsen. Todos nosotros estamos muy emocionados sobre la idea de regresar a la historia. Hay algunos obstáculos que superar, pero creo que tengo una gran idea para la cuarta temporada. Es un capítulo muy interesante en la relación entre Will Graham y Hannibal Lecter. Lo he compartido con ellos y están muy interesados en ello”, añade su creador y productor.

Hannibal, excesiva, opresiva e incluso asfixiante toda ella, nos demostró que se podía hacer algo muy distinto en televisión a lo que se estaba haciendo hasta el momento. Es una serie arriesgada en cuanto a contenido y a la forma de mostrarlo. Mads Mikkelsen ha reinventado un personaje de manera magistral, totalmente distinto al creado por Anthony Hopkins para el cine. Dotándolo de otra sensibilidad y otorgándole un carisma nuevo.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *