Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”

Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”

Patricia López Arnaiz nos ha demostrado que es una mujer de los pies a la cabeza, y abandera el feminismo tan bien como Teresa, su personaje en La Peste. Hemos tenido la suerte en Gatrópolis de poder hablar con ella acerca de su papel y nos ha inundado de su pasión por su profesión, el fuego interno que transmite y la cantidad de conocimientos que tiene que aportar. En definitiva, una gran profesional del séptimo arte que afronta su primer proyecto como protagonista  para televisión y a la que seguro que le augura un futuro más que exitoso. A nosotros no nos cabe duda. 

Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”
Fotografía de Patricia del Zapatero

 ¿Cómo es el proceso de interpretar a un personaje sin una relevancia histórica en la Sevilla del siglo XVI, en cuanto al carácter o estilo de vida, teniendo en cuenta el desconocimiento de actitudes de aquel periodo…?

Hemos contado con muy buena documentación, tenemos a la figura del documentalista sevillano Pedro Álvarez Molina, que ha hecho un trabajo maravilloso y nos ha dado bibliografía y fuentes muy precisas. En mi caso, aparte de estudiar un poco la época, me recomendó un libro que habla de la mujer en Sevilla, en el siglo XVI, y muy acertado porque habla de las costumbres y no tanto de estos personajes históricos. Habla de la mujer con distintos perfiles. Aparece la viuda y cómo vivía. Es un estudio de Mary Elizabeth Perry, titulado Ni espada rota ni mujer que trota, pequeñito pero que explica todo muy claramente, y me ha ayudado a darme la base y saber dónde la sociedad colocaba a la mujer en aquel tiempo. Este trabajo tan exhaustivo de investigación es lo que ayuda posteriormente a llevarlo a escena de manera fiel, así como el trabajo que te rodea, la atmósfera de la localización; no era un decorado sino la esencia que te transporta. El vestuario también era muy riguroso, te colocaba físicamente, te hacia respirar de una manera, te mueves con una cadencia y unas limitaciones… y eso te ayuda a ponerte en la piel.

Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”
Fotografía de Patricia del Zapatero

¿Cómo observas la sociedad actual (más allá de lo evidente) tras estar inmersa en el ambiente de la época, denotando ese trasfondo de crítica social que tiene la serie? 

El objetivo era representar un retrato de la época, no es que haga una crítica social pura,sino que como se trata de un reflejo de la sociedad no tienes más remedio que verlo todo tal cual era, con sus pros y sus contras.En el caso de la mujer, me parece súper interesante porque hay una vía directa con la época actual. El sistema de creencias se establecía a través del discurso religioso por aquel tiempo, con su respectiva iconografía, de manera que se iba generando un lenguaje común como manera de ver la vida, y esta estructura era utilizada para analizar lo que les rodeaba. Entonces, en lo que respecta a la figura femenina, en función de los intereses políticos o religiosos que se tuviesen se usaban diferentes imágenes de la virgen, y según conviniese se iban intercambiando; por ejemplo, cuando había que incentivar la productividad se usaba la imagen de la virgen dando el pecho… En el momento de la peste,como los hombres se van a Las Américas, las mujeres empiezan a ser más participes de la vida en su lugar, y las instituciones hacen un esfuerzo mucho mayor por devolverlas a su sitio, que es lo doméstico y no el espacio público; aquí se utiliza la iconografía de la dulce doncella. Y yo veo ahí una relación con el ahora, veo en mí, en mi madre, en mi abuela, en esa cadena, este modelo de mujer que se incentivó y se instaló en la mentalidad de la época con un objetivo que tiene que ver con economía y con política. La mujer complaciente, sacrificada, obediente, sumisa. Entiendes el día de hoy gracias a la perspectiva del siglo XVI, ves el hilo, y en el fondo las cosas se han mantenido así durante siglos. Realmente es en el siglo XX cuando se han dado pasos más evidentes, pero hay mucho trabajo que hacer.

Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”
Fotografía de Julio Vergne

¿Qué es lo que tiene que aportar tu personaje a la trama? ¿Y tú al personaje?

Mi personaje tiene como su propia trama que se cruza con la trama principal y a la historia le da la riqueza de que nos hablen de las mujeres, sumando el rigor histórico que nos permite conocer ese relato tan oculto. Por lo que intentaron, en la medida de sus posibilidades,pasar por encima de esos obstáculos y limitaciones y llevar la vida a la que aspiraban y deseaban. La cualidad fundamental que tenían todas ellas era su libertad intelectual, lo cual estaba muy vigilado y restringido en cuestiones de educación a las que las mujeres no tenían acceso. Y Teresa tiene la suerte de que en el ámbito privado tiene contacto con la cultura, ya que esto al final es lo que otorga una capacidad de comprensión de las cosas, una capacidad crítica de discernir, y aunque el entorno y la sociedad sean un corsé que no permitan moverte del sitio, si tú tienes libertad intelectual el impulso  va a ser comprender y querer salir de la injusticia, y Teresa está en esta posición. Pero estas mujeres eran las que más hacían peligrar el orden y eran con las que más se hacía esfuerzo de cercarlas para que no se saliesen del papel que les correspondía, que era su casa. Pero el intento va a estar, la lucha está.

Yo al personaje lo que creo que puedo aportarle es esa consciencia de injusticia, es con lo que empaticé desde las pruebas. A través de mis vivencias personales, le puedo dar esa sensación de motor, de fuerza y de lucha; que, en mi caso, en mi vida lo he tomado de una forma que es más vehemente o pasional, y que en la interpretación se ha llevado de una forma más contenida, pero precisamente por eso me resulta mucho más interesante, y lo aplicaré a mi vida. Transmito esa fuerza interna.

Patricia López Arnaiz: “El objetivo de La Peste era representar un retrato de la época, con sus pros y sus contras”
Fotografía de Patricia del Zapatero

¿Qué dirías que es lo más atractivo, complejo u oculto de la psique o del mundo interior de Teresa?

Para mí su atractivo es lo misterioso que tiene, me queda esa sensación incluso habiendo sido yo Teresa. Está esa cosa de la fuerza, valentía y poder que ella tiene, pero a la vez el control que ella misma se ejerce sobre sí y que otros imponen sobre ella, me ha parecido muy interesante vivirlo. Pensar que voy a lanzar un dardo y ver que escape de la ira, pero que todo esté controlado y lo pueda hacer cuando yo quiero, es un gozo. En esa contención hay también una ambigüedad, porque el personaje está como dirigido muy fino, muy preciso, no hay verborrea. Pero en ese silencio, en todo eso que ocurre dentro de uno, hay sombras… hay algo guardado.

¿Qué te ha resultado más duro a la hora de interpretar?

La verdad es que me ha resultado muy fácil el trabajo por estar rodeada de tales profesionales que me han dirigido maravillosamente. Yo me he entregado totalmente a la dirección de Alberto con confianza ciega y desde ahí todo ha sido sencillo, sumándole la identificación que he sentido con el personaje. Como dificultad, pero a la vez ventaja, porque es algo que me ha ayudado mucho para colocarme en el status de  ella y en la época, está el vestuario. Ponerte en eso implica sufrir como una mujer del siglo XVI. Pero ese rigor, incluso el dolor o sufrimiento forman parte de la historia.

 

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Más fotografías en nuestro Flickr.

1 Comentario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *