Lucía Bosé, la señora García ya es mito

Lucía Bosé, la señora García ya es mito

Mi primer recuerdo de Lucía Bosé data de mediados los años 70, cuando TVE estrenó (el 2 de noviembre de 1976) la serie La señora García se confiesa. Yo era un niño, y lejos estaba de entender de manera conveniente aquel guion escrito por el genial Adolfo Marsillach (él también era el director de aquella ficción que le tuvo como protagonista junto a la joven actriz milanesa), pero entre mis recuerdos de infante se conservan aquellas conversaciones íntimas y profundas entre el señor Martínez y la señora García.

Lucía Bosé, la señora García ya es mito

La señora García era elegante, bella, culta… y gracias a las conversaciones con el señor Martínez fue descubriéndose a sí misma, pudiendo liberarse de la «cárcel» burguesa en la que está cautiva su vida.

Lucía Bosé (Milán, Italia, 28 de enero de 1931) tuvo una vida mucho más activa que la señora García. Lucía Bosé ya era muy conocida antes de encarnar ese papel. Modelo, Miss Italia en 1947, actriz… fue con los años un personaje más relevante todavía en la sociedad española, creando además una familia de artistas de renombre, con su hijo, el cantante Miguel Bosé, y su hija, la actriz Paola Dominguín,  a la cabeza. Elemento de gran valor por su carisma, convicciones y protagonismo en la cultura, ha sido un ejemplo.

Una mujer con carisma

Con Muerte de un ciclista (1955), de Juan Antonio Bardem, había logrado su punto más álgido tras su llegada a España, en aquel drama de amor inconfesable protagonizado con Alberto Closas. Pero ya vino con un destacado bagaje cinematográfico, labrado en su Italia natal. De hecho, había trabajado a las órdenes de directores como Giuseppe de SantisMichelangelo Antonioni o Mario Bonnard

Lucía Bosé, la señora García ya es mito

Tras Muerte de un ciclista le llegó Así es la aurora, (Cela s’appelle l’aurore), 1955, con otro grande: Luis Buñuel. Jean Cocteau, Pere Portabella, Federico Fellini (Satiricón), Basilio Martín Patiño, Josefina Molina, Jaime Chávarri, Antonio Mercero, Jeanne MoreauAgustín Villaronga o David Sordella, en su última película (Alfonsina y el mar), en 2013, fueron otros realizadores que la dirigieron.

Su cara poética tampoco pasó desapercibida… incluso fue la autora de la letra de una de las canciones más importantes de Camilo Sesto, a la que este le puso música para interpretarla con su carismática voz: ‘Amor… amar‘: «…Amor, si tu dolor fuera mío/Y el mío tuyo/Qué bonito sería…/Amor… amar…».

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *