Lorca en el recuerdo

Cuando el estupor por lo acontecido ayer en Barcelona y Cambrils aún no nos saca del desconcierto, la rabia y la pena por un nuevo ejemplo de la sinrazón del ser humano, de esa especie considerada animal racional, hoy amanecemos con el aniversario luctuoso de la desaparición cruenta de Federico García Lorca hace ya 81 años. El poeta, dramaturgo y prosista de una de las generaciones literarias más influyentes en España murió un día como hoy. 81 años de su fusilamiento se cumplen en este aciago 18 de agosto que ha pasado a la historia como el de la resaca de un nuevo acto de barbarie de la humanidad.

Lo ideal hubiera sido que el recordado literato de Fuente Vaqueros sólo ocupara un lugar en nuestras memorias por la calidad de su obra. Pero circunstancias ajenas a él le dieron un protagonismo no deseado.

Los amantes de la cultura y de la paz derramamos hoy lágrimas por un mundo que no evoluciona y sigue anclado en el fanatismo y la violencia. Son prácticamente ocho décadas las que han pasado, y esa evolución no se ha producido.

Pero si larga y oscura fue la noche del fatal suceso de la muerte de Federico García Lorca, brillante y bella fue su producción literaria, la de un artista que fue capaz de transmitir el espíritu de la Generación del 27.

Mucho se ha hablado y escrito sobre el escritor granadino. Hoy queremos aportar nuestro grano de arena para seguir perpetuando la obra y la memoria del poeta de los símbolos, la metáfora y el neopopularismo, y del dramaturgo del lenguaje poético que tan bien mostrara el drama humano.

Hoy, la luna lorquiana vuelve a llorar lágrimas de sangre, mientras el  toro negro del malfario siluetea su figura en el horizonte.

federico garcia lorca

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *