Muere Charles Aznavour, qué tristeza sin fin…

Muere Charles Aznavour, qué tristeza sin fin…

Charles Aznavour ha muerto a los 94 años de edad. Natural de París (22 de mayo de 1924), ha dicho su adiós definitivo en la también localidad francesa de Mouriès. Por su origen armenio, fue registrado con el nombre de Shahnourh Varinag Aznavourián Baghdassarian. “El embajador de la canción francesa”  ha disfrutado de una larga vida. A pesar de ello, su marcha no ha podido evitar dejar un halo de orfandad en quienes le admiraban. De hecho, entre las muchas notas de condolencia, como la de otro de los grandes de la música como Raphael, asimismo incombustible en los escenarios como lo ha sido el mismo Aznavour, se puede leer lo siguiente: “Se nos acaba de ir UN GRANDE ENTRE LOS GRANDES, Charles Aznavour. Tuve el gran honor de grabar con él en París su histórica BOHEME para mi disco 50 Años después. Jamás te olvidaré MAESTRO!”.

Muere Charles Aznavour, qué tristeza sin fin…

En muchos casos, las canciones de Charles Aznavour han formado parte de la banda sonora de nuestras vidas. Ora interpretadas por él con su peculiar voz (muy cuestionada en los inicios), ora por otros muchos artistas que no han logrado evitar la tentación de cantar temas como ‘Venecia sin ti’, ‘La Mamma’ o ‘La Bohemia’. De hecho, ha vendido más de cien millones de discos en una casi interminable carrera de prácticamente 80 años, con más de 1.400 canciones grabadas y 300 discos publicados.

En Charles Aznavour se puso de manifiesto claramente que en el mundo de las artes, y de la canción en concreto, hay que poseer ese don innato reservado solo  a los privilegiados, y que con el trabajo y el esfuerzo sirve para elevarte al Olimpo. Porque este parisino universal fue capaz de ganarse al público desde el carisma y el saber hacer suyas todas las canciones, tanto las ajenas como esas casi 800 que compuso.

Su trayectoria vital ha ido paralela a la artística. Había llegado un momento en que pudimos pensar que ambas serían inmortales. Pero a pesar de su vitalidad y de que en este otoño tenía previsto seguir actuando, la muerte se lo ha llevado. Y nos hemos dado cuenta de que, efectivamente, era mortal. Pero su música, esa, vivirá eternamente.

Hoy Venecia sin ti, qué triste y sola está…

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *