St. Woods: “Quiero que mi música se escuche en todo el mundo y a todas horas”

St. Woods: “Quiero que mi música se escuche en todo el mundo y a todas horas”

Tras publicar su EP Lessons, St. Woods está a punto de hacer lo mismo con su primer álbum, un trabajo en el que ha puesto mucho amor y dedicación, y que nacerá después de una difícil experiencia vital de su autor. Como reconoce a Gatrópolis, espera que “pueda apreciarse todo el cariño y trabajo que hay detrás de las canciones cuando la gente lo escuche”.

St. Woods: “Quiero que mi música se escuche en todo el mundo y a todas horas”

Recientemente habéis participado en uno de los festivales referente del panorama nacional como es Monkey Week, ¿cómo ha sido la experiencia?

Ha sido una pasada, la verdad. Tuvimos la oportunidad de ver y conocer a grupos que nos flipan. El ambiente es inmejorable y hay mucha hermandad entre todos los grupos que tocamos allí. Estamos muy agradecidos de la respuesta del público y del show que hicimos.

Este evento tiene como valor añadido el impulsar una escena musical muy joven y diferente, además de apoyar a la industria a través de sus actividades paralelas y seminarios. Que haya festivales como este que apoyen al sector desde la base es importante para el desarrollo de este trabajo, ¿no?

Es crucial para que haya una retroalimentación de la escena. No puede ser que vivamos en la era de la información y que luego un usuario escuche de media un total de 5-6 grupos en su día a día. Festivales como el Monkey ponen en valor la industria a nivel nacional e internacional, y esto a los grupos nos ayuda muchísimo de cara a nuestras carreras y al comportamiento de nuestros oyentes.

El pasado año publicaste tu primer EP, Lessons, ¿qué podemos encontrar en él?

Lessons es un EP de 6 canciones (que luego tiene una extensión de otras 3 llamada ‘You’ve been changing far from home’) que ha significado muchísimo para mí y para mi carrera. Fue mi primer salto mortal como artista y le debo mucho. Son canciones escritas en mi adolescencia, mis viajes y mis días tocando en la calle que representan una parte muy importante de mí como persona.

¿Cómo ha sido la acogida del público?

La acogida ha sido tremenda, nada más salir el primer single ‘My Side’ entró en la lista de Virales España. Siempre tienes ese pequeño miedo de que no se entienda tu intención o mensaje detrás de la música que compones, pero creo que con Lessons se ha creado un vínculo entre música y oyentes muy bonito y que se suele reflejar en los conciertos.

Te encuentras inmerso actualmente en la creación de tu primer álbum. ¿Qué puedes contarnos sobre él? ¿En qué momento se encuentra?

¡Pues el disco ya está grabado y mezclado! Estamos con los últimos detalles estas semanas pero ya no queda nada para empezar a desvelar cosas. Hay algo que tengo muy claro en lo que respecta a este disco, y es que supone un paso muy grande en la manera en la que yo escribo canciones. Donde antes solía asegurar e ir con mucho cuidado, ahora he arriesgado y sin miedo a lo que ese riesgo puede conllevar. Es un disco muy personal y también muy experimental (dentro de lo que yo hago). Me muero por poder sacar y compartir cosas.

¿Qué te llevas de toda esta experiencia?

Me llevo dos muy buenos amigos y guías espirituales y musicales llamados Luca Petricca y Brais Ruibal. Han producido el disco de una manera impecable y me han enseñado mucho sobre composición y desarrollo de canciones. Y luego me llevo un aprendizaje muy grande, este disco ha sido mi duelo y mi “desierto” después de una época muy complicada de mi vida. Ojalá pueda apreciarse todo el cariño y trabajo que hay detrás de las canciones cuando la gente lo escuche.

A la hora de componer, ¿qué es lo que te mueve? ¿Sobre qué te gusta hablar en tus temas?

Desde hace un tiempo empecé a escribir tanto de mis experiencias personales como de las de mi entorno (en primera persona). El empatizar con los sentimientos ajenos suele ayudarme mucho a organizar mis ideas, por eso no suele haber una temática común en las canciones. Desde el desamor hasta la depresión, la felicidad genuina, historias que me cautivan. En el nuevo disco hay una canción sobre un chico de USA que fue asesinado por su padre porque era homosexual.

Tomás Fernando Flores te ha denominado como el Bon Iver español, ¿qué sientes cuando escuchas afirmaciones como estas?

Las comparaciones siempre son un terreno peligroso, suelen generar expectativas y premisas que pueden confundir a la hora de escucharme. Pero no creo que sea algo que me moleste o me presione. Es un halago y un calificativo que me motiva mucho a la hora de hacer música. He de decir que me impresiona más el mensajero que el mensaje. Que alguien como Tomás Fernando Flores haga esa reflexión sobre mi trabajo, me para el corazón.

¿Cuáles son tus principales influencias?

Por un lado hay una corriente folk que supongo que es previsible en mis influencias, Bon Iver, Damien Rice, José Gonzalez, Julien Baker, Sufjan Stevens, Phoebe Bridgers. Pero luego he de decir que escucho y me influencian grupos que no deberían “pegarme”: The Clash, Husker Dü, Pinegrove, Young the giant, War on Drugs, James Blake.

¿Qué te gustaría conseguir con tu música?

Creo que el objetivo principal es el sentirme comprendido. Muchas de mis canciones son mi manera más honesta de expresar mis inseguridades, mis miedos y mis ambiciones. Si llego a un punto en el que el público conecta y empatiza con ello, creo que el resto de cosas llegan solas. Pero vaya, no pierdo de vista el hecho de que quiero que mi música se escuche en todo el mundo y a todas horas, eso es una realidad.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *