Said Muti: “Me considero un artesano en tiempos veloces”

Said Muti: “Me considero un artesano en tiempos veloces”

Said Muti acaba de publicar su último trabajo discográfico bajo el título Habitación 828. Según reconoce él mismo, es el fruto de varios años de trabajo, el resultado de la experiencia acumulada y de las vivencias en las que se ha apoyado para desarrollar su capacidad creativa.

Said Muti: “Me considero un artesano en tiempos veloces”

Para quien todavía no conozca a Said Muti, háblanos sobre ti, ¿dónde nace tu pasión por la música?

En estos días, me considero un artesano en tiempos veloces. Básicamente soy un creador de canciones que trata de plasmar el universo en el que se encuentra inmerso. Por otro lado, siempre he pensado que definir es limitar. En ocasiones, acotar ayuda a concretar un género; en otras, dificulta la definición hasta hacerla imposible.

Puede decirse que comencé haciendo canciones junto a una ventana, sin criterio y sin obviamente canciones. En esa habitación perdida entre el cielo y la tierra comenzó todo. Desconozco la razón, la cuestión fue que encontré una guitarra en casa, aprendí a tocarla y poco a poco surgieron primeros versos y luego estrofas. Después de eso, toda una forma de entender la vida. En el fondo, nada ha cambiado tanto, a pesar de no estar en el mismo alféizar; la metodología y las ganas de seguir componiendo siguen siendo las mismas.

En 2018 publicaste un nuevo trabajo discográfico, titulado Habitación 828, ¿qué has querido reflejar en él?

Habitación 828 es el resultado de varios años de trabajo. Es la suma de todo lo que he aprendido en este proceso de crecimiento y creación. Sin duda, es un contundente paso al frente. He grabado lo que he sentido oportuno y además, he contado con el mejor productor que pudiera tener, Ricky Falkner. Se trata de un disco en el que las canciones tienen más peso que nunca; maduro, reflexivo y lleno de historias cotidianas.

Los hoteles son lugares de paso y por tanto espacios maravillosos para guardar encuentros y situaciones singulares. Habitación 828 trata de unir en diez cortes todo un enjambre de sensaciones, experiencias y reflexiones. Partiendo del caos compositivo, lo considero un verdadero acto de sinceridad.

Habitación 828 nace tras una campaña de micromecenazgo, ¿cómo surge esta posibilidad? ¿Lo ves como una opción viable de cara al futuro de la música? (medio-largo plazo)

Se trata de la segunda campaña de micromecenazgo que realizamos. Ciertamente, hemos superado las expectativas y no deja de sorprenderme muchísimo la respuesta del público. Una vez editadas, las canciones dejan de ser mías para pasar a ser de quien las escucha. Con esta fórmula de financiación el público tiene la opción de realizar una precompra. En ese mismo instante, firma un compromiso de confianza con tu trabajo. A priori, puede parecer que aporta libertad, y en raíz es así, pero por otro lado la responsabilidad con todas las personas que confían en tu creación es altísima. La tensión aumenta y no quieres defraudar a nadie.

Al igual que el agua siempre encuentra camino, la música también lo hará. Hay muchos que llevan matándola varias décadas pero simplemente es imposible. Cierto es que el modelo de negocio ha cambiado radicalmente y que hemos tenido que adaptarnos con rapidez para no quedarnos atrás. Por suerte, los canales de comunicación cada vez son mayores y el contacto con los seguidores es más cercano.

Lo grabaste en La Casa Murada bajo la producción de Ricky Falkner, ¿cómo ha sido este viaje? ¿Qué te ha aportado como artista?

Los días en La Casa Murada fueron un regalo para mí. Es un lugar idílico que cuenta con todo lo necesario para hacer un buen disco. Estás alejado del ruido de la urbe y es mucho más sencillo concentrarse. El equipo humano que estuvo en la grabación fue espectacular e hizo sencillo lo imposible. Ricky es alguien que ama la música por encima de todas las cosas y tiene la maestría de llevar cada canción al lugar que se merece.

Pienso que después de cada grabación salgo cambiado, diferente. Sería algo así como una mutación que se cuela en mí. No soy el mismo después de vestir y desvestir todo lo que llevo escribiendo meses o años hasta darle un forma definitiva. En ese sentido, la evolución es constante y el aprendizaje se convierte en un camino maravilloso del que disfrutar.

Said Muti: “Me considero un artesano en tiempos veloces”

¿Cómo fue la composición de los temas que componen el disco? ¿Qué temática te mueve a la hora de crear?

No suelo ser muy ordenado a la hora de escribir. Prefiero que las canciones me atrapen y salgan cuando deban hacerlo. Estuve rondando algunas de ellas mucho tiempo hasta que por fin se manifestaron de la forma que tenían que hacerlo. Hay siempre una intención estilística que uno busca, pero la serendipia siempre está presente y de repente aparecen hallazgos insospechados.

En cuanto a la temática, me gusta escribir sobre la realidad de mi tiempo. Es un compromiso vital con la obra y con las personas que la disfrutan. En ese sentido, creo que hay que ser visceral y dejarse atrapar por las sensaciones y sentimientos que tienes en determinados momentos vitales.

Has sido elegido como artista invitado para conciertos de Elton John, Fito & Fitipaldis y Dani Martín, ¿qué sientes cuando artistas de sus trayectorias confían en ti y valoran tu talento con este apoyo?

Un enorme agradecimiento. Hace apenas tres años era impensable para mí poder compartir escenario con ninguno de ellos. Son personas muy talentosas y generosas. Sin duda, ha supuesto un antes y un después en todo el proyecto. Nos ha aportado proyección y además hemos aprendido mucho de todos ellos.

No obstante, el camino sigue y hay que seguir trabajando todos los días para llevar las canciones allá donde quieran ser escuchadas.

En 2013 publicaste tu primer EP (Corazones y Ceniceros), después vinieron De Tripas Rock ‘N’ Roll (2016) y En Directo desde el Auditorio Alfredo Kraus (2018), ¿cómo has plasmado esa evolución musical y personal en Habitación 828?

Corazones y Ceniceros fue una incursión amateur en esto de hacer discos. Se trata de un EP en el que comencé a testear lo que sería el sonido posterior. Con De Tripas Rock ‘N’ Roll llegó la primera experiencia profesional de la mano de Alejo Stivel y Fernando Montesinos, digamos que fue la confirmación de todo en lo que llevaba trabajando varios años.

Se evoluciona en cada concierto y obviamente en cada disco. En ese sentido, me gusta que cada uno de ellos sea diferente y que haya experiencias y sonidos nuevos. Sin cambio no hay avance y no soporto la sensación de quedarme quieto en el mismo sitio mucho tiempo. Cada uno debe tener su propia personalidad y diferenciarse con elegancia del resto.

Habitación 828 tiene un aire más acústico, con guitarras menos afiladas. Caminamos por otra vereda y nos encontramos con un verdadero oasis de sonidos que iban casando perfectamente con lo que teníamos en la cabeza. Quizás las propias composiciones y su forma de llegar a ellas lo pedían. Simplemente había que relajarse y escuchar lo que las canciones nos tenían preparado.

¿Cuáles son tus planes para los próximos meses?

Comenzamos la gira el próximo 25 y 26 de abril en A Coruña y Vigo. Pasaremos por muchas ciudades del país y disfrutaremos de todo lo que la música tiene que darnos. Probablemente, nazcan nuevas creaciones y me traiga en la libreta alguna que otra historia que aparecerá en el próximo álbum.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *