Ramiro Nieto: “La clave está en valer para todo y encontrarte siendo tú en cada escenario”

Ramiro Nieto: “La clave está en valer para todo y encontrarte siendo tú en cada escenario”

La música lleva presente en la vida de Ramiro Nieto (más conocido como Rams) desde que era bien pequeño. Y se empezó a interesar por ella casi sin darse cuenta, tal y como nos ha contado. Asegura que se debe obligar a coger días libres dado el nivel de trabajo que soporta, pero esto se convierte casi en una utopía, ya que no puede estar sin trabajar en lo que realmente le apasiona. Actualmente compagina su papel de productor musical junto a su socio, Martí Perarnau (vocalista de Mucho),  con el de músico, siendo parte activa en la percusión con grupos como Sidecars o Sidonie. Ramiro Nieto se ha ganado un sitio privilegiado en la industria musical española y en el público gracias a su talento y a su buen hacer.

Ramiro Nieto: “La clave está en valer para todo y encontrarte siendo tú en cada escenario”
Fotografía de Patricia del Zapatero

¿Cómo empieza la andadura musical de Ramiro Nieto?

Yo empecé muy joven, con 15 años. Comencé a dar clases de batería, pero siempre tuve una familia muy musical. Mi padre era muy beatlemaníaco, muy stoniano, siempre había música sonando en casa. Los hermanos de mi padre y de mi madre tenían un grupo también, entonces he crecido siempre rodeándome de música y de instrumentos. Realmente empezó sin querer. Luego crecí, pasé un poco de la música, pero por rebeldía. Pero fue inevitable caer. He pasado más tiempo en una furgoneta que en ningún otro sitio.

Como batería que actualmente va como percusionista de diferentes bandas, ¿cómo se vive en el otro lado, cuando se es productor?

Siempre ayuda. Ser multiinstrumentista siempre ayuda tanto a tocar con otros músicos como a intentar dirigir una grabación porque sabes entender el instrumento, el lenguaje del mismo, y sabes dirigir al músico con una noción básica de lo que tiene que hacer. A veces me pasa con la batería, que considero que es mi instrumento, que soy muy pesado con los baterías. Analizo mucho eso. En cambio cuando es quizás un pianista, que igual controlo un poco menos, me dejo más llevar por el sentimiento. Pero bueno, en esto cuanto más sepas, mejor y más ayudas, desde luego.

Sabemos que trabajas mano a mano con Martí Perarnau. ¿Cómo es trabajar con él?

¡¡Es un horror!! Es una pesadilla, porque es un genio y hay que controlarle. Surgió de casualidad. Porque compartíamos local de ensayo, y justo al lado había una sala de conciertos. Total, que con unos líos de cables hicimos una especie de sala de control y montamos una especie de estudio. Martí nos pidió usar ese estudio y empezamos a utilizarlo. Empezamos a colaborar de casualidad y nos dimos cuenta de que trabajamos muy bien juntos y que la parte ordenada mía se compenetraba muy bien con la parte loca y desordenada suya, entonces hacíamos muy buen equipo juntos.

A la hora de elegir los grupos que producís, entiendo que estableceréis algún tipo de baremo.

Eso ha ido viniendo con el tiempo. Al principio, cuando teníamos nuestro estudio hacíamos de todo porque había que rentabilizarlo, había que pagarlo, y teníamos que hacer de todo, nos gustara o no. Pero poco a poco te vas llevando y te das cuenta de que tienes que hacer una marca también, que puedes permitirte también elegir un poco. Ahora lo que nos lleva hacer un grupo u otro es que nos mueva la música que hace, que creamos en la música que hace tanto como ellos, para ser una parte más del grupo. Si no estamos implicados 100% en el disco, no lo hacemos. Muchas veces lo hemos hablado con los grupos, les hemos explicado que o por tiempo o por el estilo o por las canciones no estábamos a la altura de lo que le podíamos dar a ese grupo o lo que ellos esperaban recibir.

Ramiro Nieto: “La clave está en valer para todo y encontrarte siendo tú en cada escenario”
Fotografía de Patricia del Zapatero

Pero en ese sentido lo habéis hecho bastante bien, porque habéis tenido muy buen oído a la hora de elegir. Por ejemplo, habéis producido a Modelo de Respuesta Polar, Owl Captain, Kuve, Bittersweet…, que son de aquí de Sevilla, y les seguimos desde el principio… En ese sentido habéis creado un buen producto.

Pero, por ejemplo, con Bittersweet empezamos desde el principio y son de esos grupos que nos gusta currar con ellos y ver la evolución que han tenido y que se han ido implicando con la música, con intentar buscar su personalidad, ir más allá y experimentar con la música. No se han basado en conseguir seguidores, sino en buscar su sonido. Sí, hemos tenido la suerte de encontrar a este tipo de bandas, y con algunas hemos tenido la oportunidad de trabajar más de una vez.

¿Cómo se vive del cambio del estudio a los directos?

Mi rutina semanal es muy distinta a la del resto de la gente que tengo alrededor, yo necesito tenerlo todo muy planificado. Intento no trabajar los días después de los bolos, planificarme los justos de estudios… Luego el cambio entre estudio y directo ya no lo noto tampoco. Hay diferencias, pero es tan innato, es tan parte de mí, que es muy fluido. Se cambia rápido el chip cuando haces lo que te hace feliz y lo que adoras. De hecho tengo que obligarme a coger días libres, porque adoro lo que hago.

¿Cómo es trabajar con cada una de las bandas con las que has trabajado? Sobre todo con las que estás actualmente, como Sidecars y Sidonie.

Sobre todo se trata de encontrar tu sitio en cada una. Con Zahara era ejecutar nítidamente el instrumento, que era lo que ella requería, con Sidonie hay mucho payaseo… Yo tengo suerte de encajar en los dos perfiles. Con Sidecars era solo hacer las percusiones en un principio, no sabía por qué me querían llevar, y luego pues también hay mucho del payaseo de Sidonie, y bailo y me lo paso guay, pese a esa seriedad que requiere en alguna canción. Entonces la clave está en valer para todo y encontrarte siendo tú en cada escenario, no forzarte en la pose. Lo suyo es saber ser tú mismo en cada sitio, y si no puedes, no te ves reflejado, no te fuerces. He tenido suerte de sentirme a gusto.

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *