Manuel de la Rosa: “Mi hermano Jesús fue un elegido para la música”

Manuel de la Rosa: “Mi hermano Jesús fue un elegido para la música”

Hoy 14 de octubre se cumplen 35 años de la muerte en accidente de tráfico de Jesús de la Rosa, cofundador  y vocalista del grupo sevillano Triana. Con motivo de este aniversario, Gatrópolis ha querido homenajearle a través de su familia, o de parte de la misma, de su hermano Manuel y de su sobrina Cristina. Y lo ha querido hacer mediante su recuerdo, como artista pero, sobre todo, como persona.

Manuel de la Rosa: “Mi hermano Jesús fue un elegido para la música”
Fotografía de Patricia del Zapatero

“Yo tenía 13 años cuando murió mi tío Jesús -comenta Cristina de la Rosa-. Recuerdo cuánto lo lamentó mi familia. Poco antes habían muerto otros dos tíos míos, también hermanos de mi padre. Recuerdo que llamaron de madrugada. Mi padre cogió el teléfono y comenzó a gritar: “Jesús no, también, Jesús no, por Dios…” Me asusté y me fui para mi madre que también se levantó y vimos a mi padre preparando el macuto porque se iba para Madrid”.

En la tarde antes, la del día 13, sobre las 18:00 horas, el Citröen BX-16 TRS que conducía Jesús de la Rosa sufrió un accidente al chocar con otro vehículo a la altura de Villariezo, en la provincia de Burgos. El cantante volvía  procedente de San Sebastián, donde había ofrecido con Triana un concierto benéfico por los damnificados de las riadas. Tras varias intervenciones quirúrgicas, falleció a las cuatro de la madrugada del 14 de octubre de 1983 en la entonces residencia sanitaria General Yagüe. Tenía 35 años.

“Yo temía la reacción de mi madre -apunta Manuel de la Rosa, su hermano-, ¿Cómo le decíamos que se había muerto otro hijo? Y encima, el que más tiempo había estado con ella, el pequeño”. Fue su hermana Carmela, fallecida hace dos meses, quien le llamó entonces para transmitirle la fatal noticia. El matrimonio De la Rosa-Luque había tenido ocho hijos, de los que aún viven Enrique y Manuel. Doce años de diferencia había entre el llorado Jesús y éste, quien lo recuerda como “una persona tímida y humilde”.

Entre la calle Feria (en el Distrito Casco Antiguo) y el Polígono de San Pablo, en Sevilla, se desarrolla  gran parte de la trayectoria vital de una familia que encontró en Jesús a un referente. “Iba a la Plaza de los Carros (ahora, de Montesión) a reunirse con los amigos -comenta Manuel-. Él no podía tener enemigos. Todo el mundo lo apreciaba”.

Manuel de la Rosa: “Mi hermano Jesús fue un elegido para la música”
Fotografía de Patricia del Zapatero

Un innovador

Desde muy joven, la música estuvo relacionada con Jesús de la Rosa. Su hermano Manuel lo confirma. “Nuestra familia era muy amplia pero con pocos ingresos. A él le gustaba mucho tocar la guitarra y cantar. Se reunía con su grupito, con buenos músicos, pero él tenía grabado que se quería dedicar a la música, y cuando acabó el Servicio Militar se fue a Madrid”. En este sentido, describe aquella iniciativa por hacerse un hueco en un mundo complejo, como “un túnel oscuro por el que debía pasar”. Y es que sin conocer a nadie se plantó en la capital de España. Eran tiempos en los que para triunfar había que dejar Andalucía. “Para él fue muy duro tomar aquella decisión -recuerda Manuel- porque era introvertido. Por su condición era incapaz de pedir nada a nadie y se fue en las peores circunstancias”. Pero para su hermano, aquello era algo que estaba destinado para él. “Para cruzar ese túnel había que ser un elegido, y él lo fue”, sentencia.

Su sobrina Cristina, al igual que su padre no puede evitar emocionarse al hablar de su tío, y de lo que ha supuesto para la música: “Fue un adelantado a su tiempo”. Confiesa ser una gran admiradora del Jesús de la Rosa cantante, y reconoce que lo escucha constantemente, transmitiéndoles su pasión por él y por Triana a sus dos hijas. Así, no duda en afirmar que su primer álbum, El patio, “es una obra de arte”. “Es el más completo”, asevera Manuel.

triana

Próximo homenaje

Cristina y su padre, junto a un grupo de seguidores de Jesús de la Rosa, han trabajado denodadamente para que, por fin, en Sevilla, en  la Calle Feria (“la vida de la calle Feria la llevo muy dentro desde que nací…”, según cantó en su ‘Rock de la calle Feria’), luzca una placa en el inmueble del actual número 147, donde entonces estuvo la casa de vecinos en la que  nació el 5 de marzo de 1948.

El 2 de noviembre será el día del homenaje que le tributarán la ciudad, su familia y amigos y sus seguidores. También se sigue con la idea de erigirle un monumento, “aunque sea con la colaboración popular”, comenta  Cristina, y de que una calle de la ciudad lleve su nombre. “Un grupo de ocho trianeros (ellos saben quiénes son) nos ha ayudado a conseguir este homenaje”. “No vamos a parar para que se le siga reconociendo quién fue”, asegura su sobrina. Así, explica que Francisco Calvo, alcalde de Tocina, “nos ha ayudado mucho con su iniciativa de inaugurar el Auditorio del pueblo con el nombre de mi tío”. “A raíz de eso -sigue-, nos han empezado a hacer caso, cuando llevábamos con nuestras peticiones tres años antes”.

“Mi tío Jesús fue un ser muy especial”, continúa Cristina. “Yo era muy pequeña -recuerda- y lo único que sabía era que tenía un tío muy famoso. Pero por lo que he oído sobre él, sé que fue alguien muy grande y especial, muy espiritual”.

El Lope de Vega recoge el sonido Triana zaguán
Fotografía de Patricia del Zapatero

Triana

“La fuerza que tiene la llamada de Triana aún es muy grande”, afirma Manuel de la Rosa, sorprendido por la capacidad de atraer al público que tiene todavía el grupo que triunfara en los 70 y los 80 y que desapareciera con la muerte de su hermano Jesús. Porque, efectivamente, hablamos de una de las bandas españolas que más tributos recibe por parte de otros artistas, como el homenaje espectacular que Zaguán capitaneó el pasado 28 de febrero en el sevillano Teatro Lope de Vega, con la participación de la Orquesta Sinfónica de Triana, Lole Montoya, Manuel de la Luz, el mismo Manuel de la Rosa, Randy López (de Medina Azahara)  y Manuel Soto Noly (de Mártires del compás).

“Triana se ha transmitido de padres a hijos -explica Manuel de la Rosa-, por quienes vivieron aquellos años tan fantásticos que tuvo el grupo”. Tanto él como su hija reciben de la gente el cariño que le tiene a Jesús de la Rosa. Incluso muchas personas “se hacen fotos con nosotros o nos piden amistad en Facebook”. “Sienten que somos parte de alguien a quien admiran”, concluye Cristina.

Sentido homenaje a la figura de Jesús de la Rosa triana

La unión entre Eduardo Rodríguez Rodway y Jesús de la Rosa, junto a la incorporación como baterista de Juan José Palacios Tele, dio origen al grupo Triana. “Eduardo  tenía un bagaje y Jesús estaba empezando”, recuerda Manuel. “Los  inicios de mi hermano fueron muy duros hasta coincidir ambos y comenzar la historia de Triana”.

Entre las canciones de Triana interpretadas por Jesús de la Rosa, Cristina y Manuel destacan, entre otras, ‘Sr. Troncoso’, ‘Llegó el día’, ‘Tu frialdad’, ‘Un extraño más’, ‘Recuerdos de una noche’, ‘Luminosa mañana’ o ‘Diálogo’. “Cuando suena el comienzo de ‘Sé de un lugar’ se llena toda la casa con su voz; eso me alimenta más que la comida”, explica emocionado Manuel en relación con el tema trianero utilizado por una marca comercial para su anuncio televisivo.

Y es que más de tres décadas después, la llama de Triana y, sobre todo, de Jesús de la Rosa, sigue viva. Por eso, Cristina avisa con emoción que “el 2 de noviembre será un día grande en Sevilla”.

1 Comentario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *