La M.O.D.A: “Nos gusta la música y nuestras canciones son un reflejo de todo eso”

La M.O.D.A: “Nos gusta la música y nuestras canciones son un reflejo de todo eso”

La Maravillosa Orquesta del Alcohol (también conocida como La M.O.D.A.) nació en Burgos hace ocho años. Un grupo de amigos decidió unirse para hacer música y canciones con las que disfrutar. Nadie podía imaginar que en 2019 se convertiría en una de las bandas referentes del panorama nacional indie. En 2017 publicó su último álbum, Salvavida (de las Balas Perdidas), y tras dos años en la carretera y más de 140 conciertos (España, México, Colombia, Estados Unidos, Irlanda, Inglaterra), cerrará gira este otoño. Su guitarrista, Nacho Mur, nos ha hablado sobre el momento en el que se encuentra el septeto y sobre los planes de futuro.

La M.O.D.A: “Nos gusta la música y nuestras canciones son un reflejo de todo eso”
Fotografía de Alex Rademakers

La M.O.D.A. nació como proyecto musical en 2011 en Burgos, ¿cuál fue el germen para dar el paso?

El grupo nació como todos los grupos, o como al menos deberían nacer, como un grupo de amigos que se juntan para tocar, emular a sus referentes musicales, y reunirse para pasar el rato, aprender a tocar un instrumento. Y pasar las horas de la adolescencia, en ese momento clave donde se forman muchos grupos. Así surgió La M.O.D.A., ahora casi ocho años después estamos en un momento increíble, felices y con muchas ganas de seguir así.

Uno de los aspectos que más llama la atención de vuestra formación es que sois siete personas. A la hora de tomar de decisiones, de ensayos, etc., ¿cómo se llega a un consenso? ¿Cómo conseguís organizar todo?

Es difícil como te puedes imaginar. Somos siete personas, todas opinando (risas). Pero como se toman las decisiones en las familias o en otro tipo de trabajo. Con paciencia y teniendo claro que todos tenemos un objetivo común, que es que el grupo vaya lo mejor posible, que las canciones manden, y en ello estamos al 100%. Al final no parece tan difícil como parece. Es difícil en el sentido de que somos siete personas con sus opiniones, pero siempre se suele resolver todo muy rápido, porque ese objetivo común es lo que pesa y lo que nos abre paso.

En vuestro sonido encontramos referencias al folk, country, punk y rock and roll. Además apostáis por instrumentos como acordeón, saxofón, banjo, mandolina o clarinete, ¿cuáles son vuestras referencias musicales?

Escuchamos mucha música diferente, de estilos muy distintos, y tenemos como referentes al mismo nivel a The Clash y a Johnny Cash o a Silvio Rodríguez. Todo lo que está en medio, que es toda la música buena… (risas). Somos un grupo que siempre está descubriendo nuevas propuestas, nos pasamos música, no nos cerramos, escuchamos todo lo que va saliendo ahora. Entonces nos sale de manera natural. Nos gusta la música y nuestras canciones son un reflejo de todo eso. Y constantemente van cambiando nuestros referentes, permanecen los de siempre, pero se añaden otros nuevos. Ahora podemos estar escuchando el último disco de The Felice Brothers y a Nano Stern, que es un músico chileno. Y los instrumentos tienen que ver mucho con eso también, escuchamos mucho folk y country. Queríamos que fuéramos un grupo que pudiera tocar en la calle, sin necesidad de amplificadores, sintetizadores, que nos encantan también, pero no perder el rollo callejero, que es con el que nació la banda.

¿Vistéis en un principio arriesgada esa propuesta tan diferente que queríais ofrecer?

Si lo pensara de manera comercial desde el principio, puede pensarse que fuera arriesgado. Pero como el grupo no nace con esa inquietud o con esa idea de “¡hay que triunfar!”… Nació con la idea de pasarlo bien, de disfrutar y en ese momento nos pareció súper divertido (risas). Y nos lo sigue pareciendo. Si lo hubiéramos pensado desde otra perspectiva no sé qué decisiones hubiésemos tomado. Creo que no puede ser la inquietud de una banda el funcionar o ver si la propuesta funciona o no. Que sea lo que salga de manera natural y si la gente lo recibe bien, pues contentos. Y si no seguiríamos haciendo música aunque no tuviéramos un público delante.

La M.O.D.A: “Nos gusta la música y nuestras canciones son un reflejo de todo eso”
Fotografía de Alex Rademakers

Tres EPs, cuatro álbumes de estudio, dos en directo, y recientemente habéis publicado un tema nuevo (‘Colectivo Nostalgia’), ¿qué balance puedes hacer de vuestra trayectoria?

Contado así todo seguido, ¡no hemos parado! (risas). En medio de todo eso no hemos parado de girar, hemos tocado en todas las ciudades muchas veces. Hemos tenido la oportunidad de salir a Europa, Estados Unidos, México… El balance es muy positivo, nos estamos dejando la vida aquí, pero felices. Es el sueño que teníamos todos de niños y contentos de poder disfrutar de esto, seguir haciendo canciones y que la gente quiera escucharlas.

En mayo publicasteis ‘Colectivo Nostalgia’. Háblanos sobre este tema. ¿Qué habéis querido reflejar en él? ¿Cómo ha sido su producción?

Estamos siempre en el local trabajando nuevas canciones. Y en este caso, cuando surgió ‘Colectivo Nostalgia’ decidimos que queríamos grabarla así, que no formara parte de ningún disco ni EP. La trabajamos en el local, siempre había surgido en nuestras conversaciones el nombre de Raúl ‘Refree’, porque nos gustan mucho los trabajos que ha hecho, y le planteamos la opción. Nos conocimos en Colombia, en el Festival de Rock al Parque, donde coincidimos. Y tuvimos muy buena conexión personal, y estamos súper felices con el resultado. De todo lo que ha aportado Raúl y de como hemos trabajado en el estudio con él.

Por lo que se percibe en vuestros directos, La M.O.D.A. ha conseguido conectar con el público en muy poco tiempo, ¿cuál crees que es el motivo de esto? En un panorama donde se mueven tantísimas bandas en la actualidad.

Lo veo así también. Hay una conexión brutal, creo que es algo especial y diferente, con la gente que escucha nuestras canciones, que las hace suyas, y hay mucho de eso. ¿La razón? Es muy difícil. Puede ser la mezcla de muchas cosas. Hay algo indiscutible que es que las letras son percibidas por la gente como algo suyo, como que habla de ellos, porque al final apelan a sentimientos que tenemos todos, y reflexiones que hemos hecho alguna vez. Las letras con nuestra música también te permiten ir a los conciertos a saltar y a bailar. Que a lo mejor en otros estilos con ese tipo de letras no te permite eso en directo. Creo que es esa mezcla de nuestros ritmos festivos con las letras más reflexivas. También está la forma en la que afrontamos el grupo, en qué sitio estamos. Detrás de ello hay una honestidad que la gente la percibe, y que le hace conectar con nosotros.  

Como has dicho antes, habéis presentando vuestros trabajos en países como Irlanda, Inglaterra, México, Francia o Italia, ¿qué significa para vosotros que vuestra música sea escuchada y valorada fuera de nuestras fronteras?

¡Una alegría siempre! Al final nos hace igual de ilusión viajar a Sevilla y que haya gente viéndonos. Hay veces que pareces que cuando sales fuera se deja de valorar eso y sigue siendo increíble. Hacerte 700 kms. y que haya gente esperándote y sabiéndose las canciones es una maravilla. Luego poder cruzar el charco y que la gente nos reciba… ¡Qué te voy a contar! Ya como experiencia vital es alucinante ir allí, conocer a gente, los países, la comida… con la excusa de la música. Es emocionante. Lo que te comentaba del festival en Colombia es uno de los recuerdos más increíbles que tenemos todos. Llegar allí, un festival enorme, de música bastante cañera en general, y ver que la gente llevaba camisetas nuestras, que hacía pogos, que se sabía las canciones… ¡Es una locura! Además esa noche tocaba Pennywise, y era como un sueño de adolescente (risas). Es más de lo que hemos soñado toda la vida. Si alguno tuvo sueños de ese tipo, se ha quedado corto seguro, seguro.

¿Qué será lo próximo de La M.O.D.A.?

Estamos en plena temporada festivalera. Vamos a tocar en los festivales en los que no tocamos el año pasado, también en algunas fiestas. Y luego ya cerraremos con la gira de despedida de este disco, Salvavida (de las balas perdidas), que nos habrá llevado dos años de conciertos. Queremos despedirlo como se merece, estaremos en unas cuentas ciudades en otoño. Y luego ya veremos. Haciendo canciones nuevas, pero sin ninguna idea ahora mismo de fecha de disco.

Fechas del final de gira de Salvavida (de las balas perdidas):

  • 15 de noviembre: Barcelona – Razzmatazz – Entradas.
  • 23 de noviembre: Madrid – WiZink Center – Entradas.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *