Beluga: “Tiempo de Leones es una carta de agradecimiento a nosotros mismos, por nuestra perseverancia y generosidad”

Beluga: “Tiempo de Leones es una carta de agradecimiento a nosotros mismos, por nuestra perseverancia y generosidad”

Carlos Ortega, vocalista de Beluga, ha respondido a Gatrópolis las cuestiones que le ha planteado sobre el momento actual por el que está pasando la formación y sobre las expectativas que le genera el último trabajo publicado, Tiempo de Leones, para el que ha contado con la inestimable colaboración de Manuel Cabezalí.

Beluga: “Tiempo de Leones es una carta de agradecimiento a nosotros mismos, por nuestra perseverancia y generosidad”

¿Cómo nace el proyecto de Beluga?

Como una familia perfectamente estructurada, con una pedagogía pulcra y cuidada. En las escaleras del Centro Dramático Nacional. Nadie imaginaba lo que se avecinaba, una comedia de capa y espada que será defendida por los siglos de los siglos.

‘Tiempo de Leones’ es vuestro último trabajo. ¿Qué podéis contarnos de él?

Ya lo has escuchado, no sé si hay mucho que decir. Imagino que sí, pero a veces pienso que no, que es mejor dejar de hablar y empezar a escuchar. Tú en este caso me lees/me escuchas y yo lo te agradezco. Porque Tiempo de Leones es básicamente eso, una carta de agradecimiento a nosotros mismos. Nos agradecemos la perseverancia y la generosidad de estos dos años. En este viaje no queremos contar nada y a su vez lo queremos contar todo, siempre desde un ángulo independiente, expresando impulsos e ideas, vivencias, presentes y esperanza, sobre todo mucha esperanza.

Este disco ha sido autoeditado y financiado por crowdfunding. ¿Por qué os habéis decantado por ello?

Por los cinco desahucios que se avecinaban. Damos las gracias a todas y a cada uno de los que pusieron un ladrillo visto.

A este disco hay que sumar la participación de Manuel Cabezalí como productor. ¿Cómo ha sido esta experiencia?

Pues como si te tocara el Euromillón pero sin el millón, y bueno… el euro tampoco. El caso es que él es un regalo y un profesional, el capitán de lancha idóneo. Le queremos mucho y él a nosotros también, y eso es al final lo único que importa.

Búmeran fue vuestro primer trabajo, en 2016, y ahora en 2018 creáis Tiempo de Leones. ¿Cómo han sido estos años para vosotros?

Han sido justos. Suficientes como para encontrarnos de nuevo y afianzar lo errado y lo aprendido. En este tiempo nos hemos dedicado a observar y a elegir. Se puede decir que ya no somos como antes, ahora somos más ingenuos si cabe. Y más calvos y con menos cartílago en los huesos.

¿Qué evolución musical creéis que tenéis respecto a ambos trabajos?

No sabría decirte, supongo que hemos aprendido. Esa es la evolución, aprender y saber lo que no quieres volver a hacer.

Bioluminiscencia’ ha sido el single de este último trabajo. ¿Por qué os habéis decantado por este?

Porque a Manuel Cabezalí le gustaba especialmente y nos convence muy fácil cuando nos mira fijamente. Bueno, y porque creemos que es un tema muy representativo de las diferentes facetas de la banda.

Habéis participado en numerosos festivales y habéis ofrecido alrededor de 50 conciertos en dos años, además de participar en el Sziget Festival de Budapest. ¿Qué os gustaría conseguir ahora con este nuevo trabajo?

Cualquier cosa que tenga un catering en condiciones. Festivales internacionales. Seguir amándonos como al principio. Hacernos un plan de pensiones con lo que saquemos de la gira. Invitar a Maite Moreno a cenar a un restaurante argentino. Y seguir manteniendo la capacidad de observación. Ya que pronto vendrá Papá Noel, me he puesto caprichoso.

También sabemos que te dedicas a diferentes artes escénicas. ¿De qué forma  influencia esto a la banda a la hora de crear los espectáculos?

Mi influencia es básicamente la de llevarles y colocarles los instrumentos a mis compañeros, y entre tanto curro de pipa me dejan hacer cosas raras. Mover los brazos de manera extraña y cantar como si llevara ocho años encerrando con Mujica. No sé, yo les inspiro y ellos a mí, y así sucesivamente.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *