Víctor Manuel pone las cosas en su sitio en Sevilla

Víctor Manuel pone las cosas en su sitio en Sevilla

Como habrán podido ir conociendo los lectores de Gatrópolis, Víctor Manuel se encuentra en plena gira promocional de su último trabajo, Casi nada está en su sitio. El sábado le tocó el turno a Sevilla, siendo recibido por el público hispalense con gran expectación en el Cartuja Center.

Y no dejó indiferente el cantautor asturiano, ofreciendo lo mejor de sí mismo en una noche en la que pudimos disfrutar con sus temas clásicos y con los que componen el álbum Casi nada está en su sitio.

Sabido es que Víctor Manuel no solo ha hecho de la música su manera de vivir, sino también su herramienta para ofrecer a los demás su cara solidaria, reivindicativa y comprometida, a la vez que ese sentimiento de amor y respeto, tanto a su tierra asturiana como a su país, España. Y en la noche de su cita en el Cartuja Center sevillano volvió a derrochar esas cualidades que le han caracterizado durante las muchas décadas que lleva deleitando con su arte.

Víctor Manuel pone las cosas en su sitio en Sevilla
Fotografía de Patandi

Nuevo álbum

Ya avisó al público presente que en el repertorio se encontraría con varias de esas canciones que han dado forma a su último trabajo discográfico, un buen trabajo, por cierto. Y la noche la empezó Víctor Manuel con uno de los temas más potentes de Casi nada está en su sitio: ‘Allá arriba al norte’, un canto a su tierra asturiana; un bello recorrido musical por los paisajes y enclaves de la bella región que le vio nacer. Dicen algunos que es todo un himno de Asturias. Posteriormente, el cantante dio un salto atrás enorme, hacia finales de los 60, para interpretar ‘La romería’, otro guiño a sus orígenes.

A partir de ahí y hasta el final, Víctor Manuel ofreció un aplaudido  repertorio con varios temas más en los que se mostró como lo que decíamos al principio, un cantautor comprometido con su país (‘Digo España’), con Asturias (‘Cuélebre’, ‘La planta 14’ o la maravillosa ‘Asturias’, poema compuesto por Pedro Garfias en 1937, al que él le puso música). Lógicamente hubo hueco para los temas de plena actualidad, como la Memoria Histórica (‘Cómo voy a olvidar’ o ‘He cortado estas flores’, de Casi nada está en su sitio), la violencia machista (‘Ella solo supo dejarse querer’), los migrantes (‘Nos están preguntando’), las drogas (‘La madre’), la discapacidad (‘Solo pienso en ti’), y también para el amor (‘Ay amor’), sus recuerdos de juventud (‘A dónde irán los besos’) y la familia (‘El hijo del ferroviario’, ‘El abuelo Vítor’ o ‘Nada nuevo bajo el sol’)… De esta manera, el pasado y el presente se fusionaron en una actuación que, como decimos, entusiasmó sobremanera.

Víctor Manuel pone las cosas en su sitio en Sevilla
Fotografía de Patandi

Final por todo lo alto

Víctor Manuel concluyó en un momento álgido, con el público puesto en pie con ‘Esto no es una canción’, y tremendamente emocionado con las canciones que le precedieron en un vibrante final: las referidas ‘Digo España’, ‘Asturias’ y ‘He cortado estas flores’.

‘No me digas’, ‘Bailarina’, ‘Luna’, ‘Quiero abrazarte tanto’, ‘Que se vengan todos’, ‘Así me siento hoy’, ‘Nada sabe tan dulce como su boca’, ‘Canción pequeña’ y ‘Soy un corazón tendido al sol’ completaron un elogiado repertorio.

Fotografía de portada de Patandi.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *