fredi leis

Fredi Leis, uno de los nuestros

Esa marca de sol en la cadera. Ese límite que tiende a infinito. Por derecha e izquierda.
Matemática pura. Que todos te miren.
Y que solo yo lo vea…
“.

fredi leis
Fotografía de Patricia del Zapatero

No es sevillano, ni andaluz, sino santiagués, gallego. Pero cuando ves crecer a un artista de la manera que lo está haciendo Fredi Leis te enorgulleces sobremanera. Sobre todo cuando él mismo reconoce su afectuosa relación con Sevilla y recuerda en cada concierto que algunos de sus primeros pasos los dio al pie de la Giralda. Era la cuarta vez que actuaba en la capital andaluza. Y los recuerdos se van a aquel primer contacto que su música y su talento mantuvieron con la ciudad, y a los dos siguientes en La Sala, al lado justo de la plaza del Pumarejo, en el barrio de La Macarena. Cada cita ha ido atrayendo a más seguidores. La difusión de su excelente música y ese boca a oreja imprescindible han hecho que este gallego de sonrisa fácil,  trato agradable y muchas tablas a pesar de su juventud, sea considerado uno de los nuestros; en realidad, un cantautor de todos, porque la música rompe cualquier barrera y no hay nada que pueda con ella, pero acogido en aquellos lugares donde actúa. Y Sevilla no puede ser menos.

fredi leis
Fotografía de Patricia del Zapatero

‘Fugitiva’ supuso el arranque de un reencuentro esperado. En esta ocasión, el lugar para ello fue el escenario de la Fundación Cajasol. Estaba claro que la mayoría de quienes acudieron eran reincidentes. Fredi Leis apareció con su inseparable Carmela (guitarra acústica y apoyo en las voces)  y con la novedad del batería Bruno Couceiro; nuevo formato, y muchos temas, entre ellos los del EP Días Grandes. ‘Vaya lío’ y ‘Échame de menos’ sirvieron para ir generando esa complicidad artistas/público tan necesaria. Y llegó el momento íntimo, “el momento bajón”, como comentó entre risas, con dos temas fuertes, como ‘Me quemas’ y ‘Días grandes’. Y así fue transcurriendo la noche, con ‘La de los labios rojos’, ‘Estrellas fugaces’ y la inédita ‘Mariposas’, de su próximo disco (saldrá a primeros de 2018). La estupenda cover de Álex Ferreira, ‘Me la saludan’, con la inestimable aportación de la voz de Carmela, y otro momento álgido, con  ‘Una Guerra de granadas y sevillas’, canción en la que el artista muestra unas dotes vocales dignas de ser resaltadas.

Un punto ciego en la ventana de tu francotirador, una guerra de granadas y sevillas, un recuerdo en la cortina de cualquier fotomatón, y un abrazo de vinagre en las heridas… “.

fredi lesi
Fotografía de Patandi

A partir de ahí fue un no parar… o eso quería el público. Y, claro, cómo le dices a alguien tan  entregado que ahí se acaba todo. Imposible. La gente quería más. Y el grupo tuvo que regresar… y, ¡Oh!, sorpresa enorme. Unos primeros compases conocidos y una letra potente: “Soy el fuego que arde tu piel. Soy el agua que mata tu sed. El castillo, la torre yo soy. La espada que guarda el caudal…”  Fredi Leis concedió el regalo de su particular y peculiar versión de ‘Tuyo’, de Rodrigo Amarante. Se lo estaba poniendo complicado a sus entusiastas seguidores para que estos aceptaran que el final era inevitable. Pero supo salir airoso al ofrecer otras dos canciones que sirvieron para cerrar el concierto con la brillantez esperada,  ‘Torre de Control’ y, otro temazo, ‘Disparo al aire’.

 

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *