Rufus t. firefly

El huracán Rufus T. Firefly

Salen al escenario y empiezan a tirar cables. No llevan backliners, ellos mismos colocan sus cosas. Se van, y a los pocos minutos vuelven a aparecer. Aparentemente tienen actitud sosegada, pero cuando menos te lo esperas te encuentras inmerso en el huracán que es Rufus T. Firefly. Su directo derrocha tintes que nos llevan a los 70, a las baterías pesadas, los bajos saturados, toneladas de overdrive por todas partes. Pero a su vez viven el presente, lanzan secuencias desde la batería, los pedales, teclados y sintes son una parte esencial de su sonido. Tras un muro de sónico bien compacto, Víctor Cabezuelo, líder de la formación, pierde el control y nosotros disfrutamos con ello.

rufus t. firefly
Fotografía de Andrea del Zapatero

Apenas han pasado tres canciones cuando ya está tirando la guitarra al público para él poder desmelenarse sobre el teclado, el cual maneja con una virtud pasmosa. Hacía tiempo que un concierto no se me hacía corto a pesar de tener la duración convencional. Entre sus letras encontramos referencias literarias y cinéfilas, y menciones a referentes como Harrison o Bonham. Son una revolución en el panorama nacional, a pesar de no ocultar sus influencias. Entre sus melodías puedes distinguir la influencia de Tame Impala, de Radiohead, de Standstill. Combinan círculos de acordes dignos de Pink Floyd con secciones rítmicas propias de los Black Keys: baterías arenosas y bajos simplemente redondos. Es increíble el efecto que provoca en mis oídos un bajo antiguo, de escala corta, tocado a púa. Añádele a ese sonido una saturación ligera y te aseguro que me tendrás ganado hasta que tu concierto acabe.

rufus t. firefly
Fotografía de Andrea del Zapatero

Y tanto es así que sin darme cuenta me veo rodeado de gente que corea ‘Río Wolf’, uno de los mayores hits de la banda, con el que terminan su directo. Este tema lo escuché hace meses y fue el que me despertó interés por el grupo. Te regala un riff que sencillamente te vuela la cabeza, y ese riff se va duplicando y retorciendo hasta que explota en un éxtasis de estribillo. Quien conozca el tema sabe de lo que hablo. Anoche vi en directo al grupo que siempre he querido tener.

 

Fotografía de portada de Andrea del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *