amaral

“Es francamente imposible sentirse sola en Sevilla”

Cinco años han hecho falta para que Amaral se reencuentre con Sevilla, y la espera se ha hecho notar por parte de ambas partes. Pero el pasado jueves 14 en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, el público sevillano se volvió a rendir a sus pies. Había muchas ganas porque se produjera ese reencuentro al que nos referimos. Prueba de ello es la interminable cola de espectadores que se empezó a formar desde muy temprana hora en los alrededores del recinto hispalense.

amaral
Fotografía de Andrea del Zapatero

Y es que como comentó Juan Aguirre hace unos meses en una rueda de prensa con motivo de la presentación de este evento: “para nosotros y para toda la banda va a ser un concierto especial, en el que nos vamos a dejar la piel en el escenario”. Y eso fue lo que hizo cada uno de sus componentes. Con una puesta en escena impecable, siendo una de las mejores que existen ahora mismo en el panorama nacional, Amaral se metió al público en el bolsillo desde el primer minuto; con un setlist impecable, con canciones como ‘500 vidas’, ‘Nocturnal’ o ‘Revolución’, con las que la gente se dejó la garganta al cantar. Y por último, con una Eva al pie del cañón que tuvo energía para las casi dos horas de duración que tuvo el espectáculo.

Por eso, el papel del público también fue destacable, pues hizo notar su interés porque Amaral marcara con subrayador el nombre ‘Sevilla’ como el de una de las ciudades a las que habrá de volver en su próxima gira. Como comentábamos del setlist, podríamos decir que es generacional. Encontrábamos a familias completas que coreaban desde canciones como ‘Moriría por vos’ o ‘Marta, Sebas, Guille y los demás’, hasta las más recientes como ‘Hacia lo salvaje’ o el anteriormente nombrado, ‘Nocturnal’. Esos fans, que llegaban a ser un número elevado, a su vez, eran capaces de mantenerse en silencio incluso en los momentos más íntimos, como en ‘La ciudad maldita’ o ‘Nadie nos recordará’, con la que concluyó el concierto. Esto es un dato relevante teniendo en cuenta el trance por el que está pasando la escena de la música en directo.

amaral
Fotografía de Andrea del Zapatero

Es indudable el efecto revitalizador que tiene asistir y vivir  un concierto de Amaral. Por su energía, por su complicidad, y porque, de forma inconsciente, todos los que hemos escuchado sus canciones somos capaces de terminar cantando cualquiera de ellas, consideradas por muchos como auténticos himnos de la música española.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *