Relatos de gatos (Varios autores, 2018)

Relatos de gatos (Varios autores, 2018)

Hoy os proponemos otra lectura gatuna (nuestras favoritas). La editorial madrileña Quaterni, especializada en literatura japonesa, publicó en mayo de 2018 Relatos de gatos. Este es un pequeño libro que reúne cinco historias o cuentos escritos por cinco autores diferentes. Una obra muy amena y fácil de leer que nos acerca un poco más a la cultura japonesa y a sus costumbres. Este sello también publicó Veinte años con mi gata, la emotiva historia de Mayumi Inaba junto a su compañera de vida, Mi. Y de la que ya hablamos en Gatrópolis hace unos meses.

Relatos de gatos (Varios autores, 2018)

Relatos de gatos está formado por La oficina gatuna, de Kenji Miyazawa; Ratones y gatos, de Torahiko Terada; El honor Otomi, de Ryunosuke Akutagawa; La gata y la muramasa, de Fuboku Kosakai; y El gato, de Osamu Dazai. Cinco historias diferentes, con la figura del gato como eje principal de cada una de ellas. Un animal por el que los japoneses sienten especial adoración. Tal es la importancia de estos felinos, que no solo forman parte de su folclore y mitología, sino que también son un pilar importante dentro de su cultura. Siendo todo un símbolo para Japón. 

En este libro nos encontramos desde una oficina en la que su plantilla de trabajadores está formada por gatos, donde incluso llegan a hacerle bullying a uno de ellos (el pobre Gato Ceniza), hasta un gato callejero que no entiende de relación con los humanos, y muestra su auténtica naturaleza, pasando por gatos que son adoptados en un hogar o posibles maldiciones y reencarnaciones en el cuerpo de uno de ellos.

En Relatos de gatos hay historias para todos los gustos, pero sin duda yo me quedo con Ratones y gatos, de Torahiko Terada. En ella se nos muestra hasta qué punto puede llegar el amor que sentimos hacia un gato, que al fin y al cabo, es un miembro más de la familia, llegando en ocasiones a humanizarlos. A través de dos gatos, cada uno con un carácter diferente, nos enseña que no hay dos mininos iguales, que cada uno es único, y que no se pueden reemplazar como si tal cosa. Pero también nos habla del compromiso que asumimos cuando decidimos adoptar a un animal. Incluso, Terada trata en su relato de esos “poderes” curativos que poseen estas criaturas para hacernos sentir mejor y más felices. 

El fragmento que más ejemplifica todo esto es sin duda este: “Al mirarlos, siento la serenidad de la noche. A veces me parece que estos no son los gatos que conozco sino seres de otro mundo, un mundo del que los humanos no tenemos ni la menor idea. Seguramente, esta sensación no nos la provocaría ningún otro animal doméstico”.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *