Lo que nos quedó por contar (Jaume Caro Prados, 2018)

Lo que nos quedó por contar (Jaume Caro Prados, 2018)

“Una mirada hacia los orígenes desde donde poder trazar un camino cuando andas perdido”. Con esta definición se presenta Lo que nos quedó por contar, la primera novela de Jaume Caro Prados, doctor en Física, natural de Manresa (Barcelona) y autor de varias publicaciones científicas. Esta obra, publicada por Caligrama y editada y distribuida posteriormente  por Penguin Random House Grupo Editorial, ha recibido el sello Talento, que identifica, valora y da a conocer los trabajos sobresalientes de la primera editorial, especializada en autopublicación.

La vida del protagonista de Lo que nos quedó por contar empezaba a pasar por una profunda crisis, pues a la finalización de su relación con su pareja se unió la pérdida de su empleo. Pero para agudizar aquel mal momento personal y profesional, una inesperada llamada acabó por cerrar un lamentable triángulo de desdichas sobre el que tendrá que construir un futuro incierto marcado por un presente muy negro: “La abuela ha muerto”, fue el lacónico mensaje recibido por su madre a través del teléfono. El dolor por su pérdida y por  no haber podido visitarla en los dos últimos años (ella había vivido en el sevillano pueblo de El Rubio y él lo hacía en Barcelona), unido a su pesar por el giro vital que estaba sufriendo le instaló en una depresión de difícil salida.

Lo que nos quedó por contar (Jaume Caro Prados, 2018)

Empero, en su improvisado viaje de despedida de la casa de su abuela materna poco antes de ser vendida por sus hijos, nuestro protagonista descubre por azar unas cartas que darán origen a una intensa y próspera investigación. Serán el comienzo de este relato novelado sobre el inicio de la Guerra Civil Española en Andalucía y Extremadura, en el que su familia, sus bisabuelos y su recientemente difunta abuela, jugó un papel clave, al igual que esa ingente cantidad de víctimas inocentes que sufrieron los rigores de la contienda bélica de España entre 1936 y 1939 y las consecuencias generadas durante la cruel posguerra. “La familia, amigos y conocidos que aparecen a lo largo de esta historia son producto de la imaginación, si bien, como es comprensible, en algunos casos están inspirados en personas y vivencias reales”, explica Jaume Caro Prados en las Notas del autor. Y es que, Lo que nos quedó por contar mezcla ficción con realidad, y como él mismo aclara, “en lo relativo a mi familia, he tomado prestada una parte sustancial de la vida de mi bisabuelo, Manuel Vargas Cala el Torero, que fue injustamente encarcelado tras la finalización de la guerra”.

Porque en este viaje hacia los orígenes familiares, Jaume Caro Prados bucea en esta etapa olvidada de la historia de España en la que generaciones de españoles se vieron implicadas sin motivo alguno. Sobre la base de “lo  que no se recuerda no se puede perdonar”, el autor narra con rigor histórico el sufrimiento, el dolor, el miedo y las calamidades de aquellos españoles que vieron truncadas sus vidas y de quienes vivieron alienados por la pesadilla de lo sucedido.

Este relato pretende, desde la más sincera humildad, honrar la memoria de todos aquellos hombres y mujeres que sufrieron la sed de venganza, el odio, el terror y el dolor malnacidos de una guerra que, siendo de clases e intereses, acabó enfrentando al pueblo llano para disfrazarla, así, de una guerra entre hermanos”. Jaume Caro Prados ha escrito una obra que deberían leer aquellos que aún en pleno siglo XXI siguen anclados en la España de los bandos, la intolerancia y la discriminación, sin plantearse que en la unidad y en la pluralidad, en el respeto a las ideas y en el uso del diálogo ha de estar la base de una sociedad sólida e integradora.

Como se explica en la introducción de Lo que nos quedó por contar, “el trabajo se centra en la represión de género sufrida por las mujeres que fueron encarceladas durante los primeros meses de la guerra en la Prisión Provincial de Sevilla, focalizándose en las maestras nacionales represaliadas y en la depuración del modelo educativo republicano”.

Lo que nos quedó por contar está narrada en primera persona, en la voz de un hombre que nos pone al día en la investigación llevada a cabo con la ayuda de su amiga María y de Miguel, un historiador al conoce entre archivos y documentos, en busca de la historia de sus familiares tras el estallido militar y durante los años posteriores de guerra y represión. Se trata de una obra para ayudarnos a reflexionar, para hacernos mejores personas y para hacernos conocedores de una etapa negra en España que la mayoría de nosotros no hemos vivido pero de la que debemos aprender.

1 Comentario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *