Días como aquellos. Granada, 1924 (Alfonso Alegre Heitzmann, 2019)

Días como aquellos. Granada, 1924 (Alfonso Alegre Heitzmann, 2019)

El poeta y ensayista barcelonés firma este retrato de la visita que Juan Ramón Jiménez y su mujer, la también escritora y lingüista, Zenobia Camprubí, realizaron a Granada. Días como aquellos. Granada, 1924 ha sido galardonado con el Premio Antonio Domínguez Ortiz de Biografías 2019.

En este ensayo Alegre Heitzmann nos relata el viaje que el matrimonio realizó a la ciudad de la Alhambra, con la familia de Federico García Lorca y éste mismo, como perfectos anfitriones. Era la primera vez que Juan Ramón visitaba esta localidad de ensueño, que tanto le ha influido en su obra a partir de este episodio. 

Días como aquellos. Granada, 1924 (Alfonso Alegre Heitzmann, 2019)

A poco que se conozca Granada es indudable afirmar que enamora a cualquier visitante, como ya reflejaron en algunos de sus escritos otros autores como María Lejárraga y Gregorio Martínez Sierra (Granada, guía emocional), José Giménez-Serrano (Manual del artista y del viajero en Granada), Federico García Lorca (Impresiones y paisajes) o Washington Irving (Cuentos de la Alhambra). Y Juan Ramón Jiménez no iba a ser menos. La ciudad nazarí, ya sea por su historia o el arte que han dejado las diferentes culturas que allí han habitado, desprende una magia y un embrujo que no deja indiferente a nadie. 

El de Moguer disfrutó además de la compañía de la gran familia del poeta granadino, así como de sus amistades más cercanas, que le descubrieron un mundo de otro siglo. Este enamoramiento de Juan Ramón hacía Granada se puede encontrar, como nos indica Alfonso Alegre Heitzmann, en su obra Olvidos de Granada, con poemas como ‘Barandilla de los tres ríos’, ‘Generalife’ (dedicado a Isabel, sobrina de Federico y a la que llamaba hadilla del Generalife), o ‘El ladrón de agua’.

Días como aquellos. Granada, 1924 (Alfonso Alegre Heitzmann, 2019)

Esta visita perdurará en la memoria no solo de Juan Ramón, sino también en la de Zenobia. Ambos desde el exilio en Estados Unidos seguirán recordando este brevísimo episodio de sus vidas, así como a la compañía de esos días. Entre el matrimonio y la familia García Lorca se entabló una gran amistad, recibiendo a algunos de sus miembros tiempo después en su nueva residencia al otro lado del Atlántico. Prueba de ello es el epistolario que se conserva a día de hoy, y que nos ayuda a comprender todo lo vivido por ellos. 

Días como aquellos. Granada, 1924 (Fundación José Manuel Lara, 2019) es un homenaje a Granada, gran protagonista del ensayo. Pero sobre todo es un acercamiento a una etapa artística de Juan Ramón Jiménez, que se materializa en su libro Olvidos de Granada, a partir del estudio realizado por Alegre Heitzmann. Además de mostrarnos el testimonio de uno de los capítulos más maravillosos de la literatura de nuestro país, cuando dos de nuestros más ilustres autores se perdieron en el embrujo granadino.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *