a través de mis pequeños ojos

A través de mis pequeños ojos (Emilio Ortiz, 2016)

Aunque fue publicada el pasado 5 de diciembre de 2016, A través de mis pequeños ojos, novela escrita por Emilio Ortiz, y editada por Duomo, sigue ganando adeptos y generando opiniones muy favorables. Y es que el ser humano está necesitado  de historias  como la que narra en su obra este autor que ha sido capaz de construir una relación ejemplar entre un golden retriever y su amo. Cross es un perro guía que habla sobre la lealtad, el amor, la amistad… Su dueño es Mario, un joven ciego que está en Estados Unidos en un centro de adiestramiento de estos animales, finalizando la última etapa antes de iniciar la que será una intensa y larga vida compartida por ambos. La historia  podría tener cierta similitud con la del autor,  Emilio Ortiz, pues al igual que los dos protagonistas de la misma, él es ciego y tiene un perro guía llamado Spock.

a través de mis pequeños ojos

Hablamos de una novela entrañable, fácil de leer, con toques de humor pero también con momentos tristes, e incluso reivindicativos. Al fin y al cabo, el realismo del trabajo de Ortiz es lo que nos lleva a empatizar con Mario y Cross. Ambos denuncian situaciones habituales con las que suelen toparse no sólo ellos, sino otras personas ciegas y otros perros guía en el mundo real. Así, Mario nos cuenta lo prolijo que le resulta ganarse la confianza y la comprensión de los demás cuando decide buscar empleo o emprender un proyecto  empresarial o, simplemente, cuando quiere huir del exceso de protección que en ocasiones recibe de su entorno. Todo ello, por ser ciego. Cross no deja de sorprenderse de la condición humana (de los ‘humanoides’), de esos defectos que nos impiden ser felices y mantener una convivencia más soportable. En este sentido, alaba la capacidad de los niños para pasar página y olvidar las experiencias negativas sin conservar ni un ápice de rencor.

Probablemente quienes posean o hayan poseído mascota se sientan más próximos a los protagonistas de A través de mis pequeños ojos, pero la narración y la historia, sin caer en la sensiblería, se sienten tan cercanas a nuestro día a día que es fácil ganarse adeptos entre quienes no sepan lo gratificante que puede ser vivir con ellas. Incluso podría ser un acercamiento a la cotidianidad de ese gran colectivo de personas con discapacidad, tan desconocido por la mayoría.

1 Comentario

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *