Miguel Hernández, A plena luz

Miguel Hernández, A plena luz

Desde el pasado 5 del actual mes, la Casa de la Provincia de Sevilla viene acogiendo una plausible exposición sobre Miguel Hernández, que con motivo del 75 aniversario de su muerte va a girar por once ciudades españolas y extranjeras como Granada, Elche, Dublín, Manchester, Nueva York, Chicago, Manila, Tolouse, París y Madrid. En la capital andaluza estará hasta el 6 de mayo, y formará parte de la programación de la próxima Feria del Libro. Comenzó su andadura en Jaén, donde fue visitada por unas 6.000 personas.

A su inauguración en Sevilla asistieron el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez;  el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos; el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes; la directora del Centro de Estudios Andaluces, Mercedes de Pablos; y el director del Centro Andaluz de las Letras, Juan José Téllez (así mismo, comisario de la muestra).

Miguel Hernández, A plena luz
Fotografía de Patricia del Zapatero

La huella de un poeta

Medio centenar de piezas originales del legado del poeta, custodiado celosamente por el Instituto de Estudios Giennenses de la Diputación de Jaén, conforma la muestra, desde manuscritos a cartas, como las cruzadas  con Pablo Neruda, Juan Ramón JiménezRamón Sijé, García Lorca o con su mujer, Josefina Manresa; su carnet de afiliación al Partido Comunista o un vídeo promocional de un disco-homenaje (El canto que no cesa) dirigido y realizado por Paco Ortega, y producido en 2017 por Dulcimer Songs para la Diputación de Jaén, cuyos beneficios son destinados a los refugiados, y en el que once cantantes interpretan poemas de Miguel Hernández: Miguel Ríos, Sole Giménez, Concha Buika, Aziza Brahim, Silvio Rodríguez, Víctor Manuel, Ana Corbel, Mayte Martín, Joan Manuel Serrat, José Mercedes y el mismo Paco Ortega.

Destacan también las grandes fotografías impresas con bellos textos del  poeta, como “Cantando espero la muerte, que hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas”; “Escribí en el arenal los tres nombres de mi vida: vida, muerte, amor. Una ráfaga de mar, tantas veces ida, vino y los borró”; “Para la libertad me desprendo a balazos y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos, de mi casa, de todo”

Miguel Hernández, A plena luz
Fotografía de Patricia del Zapatero

Un proyecto ambicioso

El comisario de la exposición Miguel Hernández, a plena luz, el referido Juan José Téllez, expresó  el día de la inauguración su deseo en relación con este ambicioso proyecto, al plantearlo como “una visión de Miguel Hernández que centre el foco no solo en el hecho de que muriera en la cárcel bajo la dictadura franquista, sino también en la aventura vital de un hombre que con apenas 32 años desarrolló una capacidad creativa excepcional”. Y a fe que se están cumpliendo las premisas. Se ha estructurado el recorrido expositivo en diez grandes bloques temáticos: infancia, religión, eros, símbolos, ideología, amor, literatura, guerra, cárcel, muerte y resurrección.

La Diputación de Jaén interviene en la  producción de esta exposición itinerante, que cuenta con la colaboración de la Junta de Andalucía, la Generalitat Valenciana y el Instituto Cervantes.

Lo más relevante de esta iniciativa es el carácter integrador de la misma, dando cabida a todo aquel que se sienta identificado con Miguel Hernández, su poesía y el mundo de la literatura, cumpliendo en este sentido lo manifestado por Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén: “sirva para amplificar su voz, para que llegue a más personas y en más lugares su testimonio, un testimonio que seguimos necesitando, ya que la injusticia, la desigualdad y la miseria que Hernández sufrió y sobre las que escribió son reivindicaciones que siguen vigentes”.

Miguel Hernández, A plena luz
Fotografía de Patricia del Zapatero

Porque como escribiera el poeta malagueño Manuel Alcántara (A Miguel Hernández) y cantara posteriormente la barcelonesa  Mayte Martín:

“No sabía que Miguel
muriera de España y cárcel.
No se podía saber.
Era yo un niño en el parque.
Bajó del penal al aire
un rebaño de palabras.
Estaban llenas de sangre.
Era yo un niño en la playa.
A aquellos montes de Málaga
tiraron todos sus versos
y sus penas y sus cabras”
.

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Más fotografías de la exposición en Flickr.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *