Cuando Alfred  Bernhard Nobel (Estocolmo, Suecia, 21 de octubre de 1833) falleció el 10 de diciembre de 1896, en San Remo, Italia, dejó un testamento