Concluye la vigésimo quinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores

Concluye la vigésimo quinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores

Con la entrega de sus premios, una nueva edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada ha concluido. Entregado por un Jurado Joven formado por diez estudiantes granadinos, el Premio Vibraciones fue para el largometraje Letters to Paul Morrissey, de Armand Rovira. El Premio José Val del Omar al mejor cortometraje de Escuelas de cine fue para Galatée À L’infini, dirigido por seis estudiantes del Máster de Documental creativo de la UAB, “por su relectura crítica del mito de pigmalión mediante un brillante ensayo audiovisual de reapropiación de material de archivo”. Por su parte, Luminiscencia, de Fulgencio Martínez logró el Premio Sin Fin “por su tratamiento sonoro y plástica lírica que dialoga con toda la obra de Val del Omar”.

Con Migueline (Unidad y Armonía) musicalizando Película familiar, de José Val del Omar en directo, el Festival Internacional de Jóvenes Realizadores dijo adiós a su 25 aniversario, en el que se homenejaba al cinemista granadino.

Concluye la vigésimo quinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores

Una clausura a la altura

El acto de clausura, en el que se celebró la referida entrega de premios, tuvo marcado acento granadino. Para abrir la noche, y como decimos, Migueline (Unidad y Armonía) puso música en directo al corto Película familiar, del cinemista granadino José Val del Omar, cuyo beso dio imagen al cartel de este año. 

En un acto que tuvo al clown Chusky como improvisado maestro de ceremonias, hubo tiempo para recordar a dos cineastas fallecidos recientemente, Agnès Varda y Jonas Mekas, dos referentes del cine más libre y joven a los que el festival quiso rendir tributo. A continuación se procedió al palmarés, que este año contaba con dos nuevos premios, el José Val del Omar al mejor cortometraje de Escuelas de cine y el Premio Vibraciones al mejor largometraje de vanguardia.

Totem, de Delio Rodríguez, recibió la mención especial del jurado de Escuelas de Cine al mejor cortometraje granadino “por su interpretación contemporánea del imaginario granadino de Val del Omar a partir de lo real, convertido en figura simbólica”. Por su parte, Still Life #02, de Carmen Main, obtuvo una mención especial “por su audaz investigación de la materialidad y la temporalidad de la imagen digital y su relación con las artes plásticas».

Concluye la vigésimo quinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores
Fotograma de Letters to Paul Morrissey

Representantes locales

La concejala de Cultura María de LeyvaEsteban de las Heras, gerente de la Fundación AguaGranada, subieron al escenario para hacer entrega del Premio Sin Fin, valorado en 500€ y concedido por la Fundación AguaGranada, con el fin de promover la creación de piezas de 30 segundos que reflexionen sobre el agua. “Por su capacidad simétrica de un discurso tan amplio como es el de Val del Omar”, el jurado reconoció una mención especial a Temblor, de Ángel Arias.

Representado por Piluca Baquero, directora del Archivo Val del Omar, que quiso «agradecer al festival por ayudar a visibilizar su obra entre los granadinos, para los que todavía es un desconocido», el jurado concedió el Premio Sin Fin a Luminiscencia, de Fulgencio Martínez. En sus palabras «por la aproximación al ensayo de la plástica lírica, que dialoga no solo con la vibración, sino con toda la obra de Val del Omar”.

Por último, el Jurado Joven subió al escenario para entregar el Premio Vibraciones, valorado en 600€, «agradeciendo la participación de las cuatro películas en la sección por la variedad de planteamientos que nos han aportado. Con todo, decidimos que la película ganadora, resaltando su estética anacrónica, sea Letters to Paul Morrissey, de Armand Rovira».

Organizado por el Ayuntamiento de Granada, la Diputación de Granada, la Delegación de Cultura y Memoria Histórica Democrática de la Diputación de Granada, Emasagra y la Fundación AguaGranada, con el Centro Federico García Lorca como sede principal, la vigésimo quinta edición del Festival Internacional de Jóvenes Realizadores celebró 50 actividades, duplicando los espacios, organismos y agentes culturales colaboradores.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *