Alberto San Juan: “El Rey es una víctima de sus circunstancias, pero responsable de sus actos”

Alberto San Juan: “El Rey es una víctima de sus circunstancias, pero responsable de sus actos”

Alberto San Juan ha pasado por el Festival de Cine Europeo de Sevilla para promocionar El Rey, la película codirigida con Valentín Álvarez, basada en una adaptación de su obra teatral del mismo nombre, e inspirada en la figura de Juan Carlos I. Gatrópolis ha podido hablar un rato con el también actor durante el evento sevillano.

Alberto San Juan: “El Rey es una víctima de sus circunstancias, pero responsable de sus actos”
Fotografía de Patricia del Zapatero

¿Cómo se lleva esta vorágine de entrevistas y ruedas de prensa que supone la promoción de una película en un festival de cine?

Pues en esta ocasión, fíjate tú, bien. Entiendo que las promociones son algo no natural en un actor, porque nuestra misión es la de actuar, pero comprendo que las películas, una vez hechas, hay que promocionarlas. Y en esta ocasión estoy especialmente feliz porque se trata de una película pequeñita, hecha sin recursos materiales, y nuestra única manera de dar a conocer que existe sois vosotros, los periodistas, los medios de comunicación, así que encantado.

En la rueda de prensa de presentación de El Rey comentaste que visteis con buenos ojos adaptar tu obra de teatro al cine para hacer que se perpetúe en el tiempo.

Sí. La primera voluntad era hacer una película. El otro director, Valentín Álvarez, y yo teníamos muchas ganas de hacer una película. Pensamos qué historia filmar. Yo andaba de gira con El Rey y pensamos que está era una buena historia para contar. Era posible rodarla en poco tiempo y con pocos medios. Por eso elegimos El Rey. Además, me gustaba que esta historia pudiera ser vista por más gente de la que la vio en el teatro. Que quede siempre ahí.

Habéis adoptado dos riesgos, por decirlo de alguna manera. Uno el formal de adaptar al cine una obra de teatro y otro el de la posible repercusión social y política que pueda tener la película.

El riesgo formal, sobre todo, lo asume Valentín Álvarez. Él es el que coloca la cámara y pone la luz. Es el que convierte el hecho escénico en cine. En cuanto al riesgo político, no puede ser que hablar de política sea arriesgado. Puede pasar en un sistema no democrático, pero en una Democracia se ha de poder hablar con total libertad y expresar diferentes opiniones políticas, mientras no se ejerza la violencia contra nadie. Me preocupa un país donde se escuchan muchas voces en los medios de comunicación alentando a la gente que va a insultar a Dani Mateo a la puerta del teatro por sonarse los mocos y, sin embargo, pocas voces por defenderlo. En una Democracia profunda nos podemos sonar los mocos con cualquier bandera en plan cómico sin ningún problema. Pero aquí es una ofensa y se anima la reacción agresiva contra este tipo de humor. Hay una finalidad política en eso. Y es que la gente, en vez de ir a parar desahucios vaya a insultar a Dani Mateo al teatro. Mientras hablamos de la bandera no hablamos de desahucios.

Pero eres consciente de que la posibilidad del chaparrón de críticas negativas sobre la película se pueda producir.

Pues sí, pero ya veremos. De momento los medios nos han tratado muy bien. Ya veremos cuando opinen los opinadores profesionales, si es que opinan. Si realmente no les interesa la película mejor no hablar de ella. Hablarán si ven que tiene alguna utilidad para atacar a lo que ellos consideran el adversario político.

Alberto San Juan: “El Rey es una víctima de sus circunstancias, pero responsable de sus actos”
Fotografía de Patricia del Zapatero

Lo que está claro es que habéis hecho una película sobre una figura intocable en España hasta no hace mucho.

Sí, pero no somos los primeros. Aunque sigue habiendo problemas. Todos recordamos la portada de la revista El Jueves, con el Rey Felipe VI y doña Letizia. Antes de rodar le enseñé a un amigo abogado el guión y me dijo: “mira, no hay nada concreto por lo que te puedan denunciar, nada que sea delito. Y a la vez, te pueden denunciar por todo. Desde la primera a la última imagen”. Entonces, en esa situación…

¿Cómo ves la figura de Juan Carlos I? ¿Crees que es una víctima de un destino programado?

Desde el punto de vista humano creo que es una víctima de las circunstancias. Pero toda persona, que haya tenido la infancia y la adolescencia que haya tenido, a partir de cierta edad es responsable de sus actos. De todas formas, la película no es un análisis psicológico del Rey. No conozco a Juan Carlos I. Es una manera de acercarse a su incidencia en la vida pública de los habitantes de este lugar llamado España, entre los que me encuentro yo. Y como su actitud pública ha incidido y sigue incidiendo negativamente en mi vida, y no me gusta, hablo de esto.

¿Te has planteado si Juan Carlos I ha visto la obra de teatro o le interesa saber cómo es esta película?

No creo que le importen ni le interesen lo más mínimo. No sé si tendrá curiosidad.

Has manifestado que en ningún momento se ha intentado hacer una caricatura ni del Rey ni del resto de personajes.

No hay caricatura. No hay caricatura. El único personaje al que se caricaturiza es a Antonio Tejero, a nadie más. Es una licencia que nos permitimos.

Uno de los personajes a los que encarnas es Franco. ¿Cómo un actor es capaz de interpretar a alguien por quien no se siente precisamente aprecio?

Como ha dicho estos días Willy Toledo, yo tampoco tengo método. No sigo unos pasos… no sé. Todos tenemos un Franco en la cabeza. En mi caso necesité un cambio fuerte. En este caso fue raparme la cabeza y ponerme unas gafas oscuras porque si no no podía ver a Franco a través mío, con mi aspecto normal.

¿Con qué te conformarías lograr con El Rey?

Simplemente que se estrene en los cines y esté durante unas semanas en cartel, para después pasar a plataformas como Filmin, donde esté algún tiempo. Y cuando acabe su recorrido comercial, ponerla a libre disposición.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *