El 16 Festival de Cine de Sevilla acoge a unos ochenta mil espectadores

El 16 Festival de Cine de Sevilla acoge a unos ochenta mil espectadores

El Festival de Cine de Sevilla acaba de clausurar la que ha sido una de sus mejores ediciones hasta la fecha. Nueve días en los que más de 230 películas han demostrado que el público de la ciudad vive el certamen de cine europeo como una fiesta propia, además de que cada año son más los espectadores de otros lugares que vienen a Sevilla para disfrutar del mejor cine hecho en el continente. La cita ha contado con 78.397 espectadores en salas, lo que supone un incremento de un 4.21% respecto a la taquilla de 2018. En total, más de 100.000 personas han participado en sus actividades.

Paco Cabezas: “Adiós es una película de madres”
Fotografía de Patandi

Los datos de la 16 edición se han hecho públicos este jueves durante un encuentro con la prensa en Antiquarium al que han asistido Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, y José Luis Cienfuegos, director de Festival. En este espacio del Ayuntamiento todavía puede visitarse, hasta el 10 de diciembre, la exposición fotográfica Los cineastas. Europa retratada’, de Óscar Fernández Orengo, organizada en colaboración con Acción Cultural Española, que ha formado parte de las actividades paralelas del certamen y que ya ronda las 3.000 visitas.

122 estrenos en España

En total, cerca de 80.000 personas han disfrutado en las salas de las 233 películas seleccionadas en la 16 edición en 459 proyecciones. De ellas, 35 han tenido su premiere mundial en Sevilla y un total de 122 han sido estrenos en España. Según el director del Festival, estos datos hablan de la complicidad con la industria nacional e internacional, que elige Sevilla como punto de partida de sus producciones antes de que se inicie el recorrido por las salas comerciales.

El Festival de Cine de Sevilla concluye premiando a Jeanne Balibar y la proyección de ‘Adiós’
Fotografía de Andrea del Zapatero

La edición ha contado con la presencia de los directores más aclamados del momento, creadores internacionales que han acudido a Sevilla para estrenar sus últimos trabajos por primera vez en España. Títulos que hablan de un cine europeo que ya no conoce etiquetas, que aporta nuevas perspectivas sobre los géneros clásicos y que, a tenor de las cifras del festival, es capaz de entusiasmar a todos los públicos.

Pietro Marcello, Robert Guédiguian, Lene Berg, Teona Strugar Mitevska, Elia Suleiman, Abel Ferrara, Justine Triet, Albert Serra, Rodrigo Sorogoyen, Joanna Hogg, Joao Nicolau, Lorenzo Mattotti y Mark Cousins son algunos de los cineastas que han desfilado por “una de las mejores ediciones de Sevilla”, ha admitido Muñoz.

Por su parte, Cienfuegos ha recalcado la vocación del Festival por conjugar una programación exigente y abierta y lograr que se integre en el entorno que la rodea sin perder de vista su identidad: “El Festival apuesta por la complicidad con la ciudad y con la cinefilia proveniente de toda España, a través de secciones y ciclos que intentan representar la amplitud y la riqueza del cine europeo en sus más estimulantes vertientes. Una programación que se apoya, además, en el acercamiento entre público e invitados de la industria y en una variada oferta de actividades complementarias, educativas y profesionales. Un Festival no es sólo un escaparate, sino un agente cultural y social”.

Fantasmas, road movie y animación. Reinventando los géneros, en el Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

Más de 1.000 profesionales acreditados

Prueba de la importancia que hoy tienen los festivales y, en esta ocasión, el de Sevilla, es el número de directores, guionistas, productores, distribuidores, actores, programadores y periodistas que acuden cada edición. La cita ha contado, además, con más de 1.000 profesionales acreditados, entre los que se encuentran 46 programadores nacionales e internacionales y más de 285 periodistas. En el caso de los directores, esta afluencia se ha traducido en 123 coloquios y 167 presentaciones que redundan en el ADN del certamen sevillano, un festival ideado no sólo para la exhibición de películas sino también como un encuentro del cine con los públicos.

En este sentido, casi el total de los invitados de las secciones competitivas ha asistido a la edición (87,75%). “Cada año notamos más el entusiasmo de la industria y de los creadores por estar presentes en Sevilla”, ha agradecido Cienfuegos antes de referirse al esfuerzo que todo el sector realiza para que los certámenes cinematográficos sean un punto de encuentro entre creadores, industria y espectadores.

El 16 Festival de Cine de Sevilla acoge a unos ochenta mil espectadores

Recaudación, turismo y empleo: un 138,5% de crecimiento desde 2012

Según ha desvelado Antonio Muñoz, la cita también ha mejorado la recaudación respecto a ediciones anteriores. “Si 2018 se cerró con un total de 125.000 euros, este año podemos hablar de 130.351 euros, todo ello sin contar lo que el certamen supone para la ciudad a nivel de turismo y de empleo. Sólo de trabajadores propios emplea a más de 150 personas y, a través de sus proveedores y colaboradores, en torno a 250. A estas cifras hay que añadir la riqueza que el certamen deja en la ciudad gracias a su valor como reclamo turístico”, ha explicado el delegado.

Muñoz ha añadido que el Festival ha crecido en recaudación un 138,19% respecto a 2011, lo que da cuenta “de la consolidación de la cita en la ciudad y también en el ámbito nacional e internacional, donde apreciamos cada vez un mayor interés y repercusión”.

Julián Villagrán, Fede Aguado y Luis Callejo nos acercan a sus personajes en ‘La Peste: la mano de La Garduña’
Fotografía de Andrea del Zapatero

Un Festival comprometido con la formación

El Festival de Sevilla vuelve a destacar por su compromiso con la formación, un esfuerzo en el que brilla el Seminario Por un cine sin límites. Imágenes para tiempos eléctricos, que ha contado en Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla con la presencia de cineastas de primer nivel como Pere Portabella, Giraldillo de Honor de la edición, José Luis Guerin, Sergio Caballero, Eloy Enciso y Albert Serra.

En total, se han celebrado 21 actividades formativas a las que han asistido 1.500 personas, y entre las que han destacado contenidos como el de Xavier Picard en la Escuela de Arte de Sevilla y los encuentros de la Menéndez Pelayo con directores como Lene Berg, Lech Kowalski y Lorenzo Mattotti. Propuestas que reflejan la apuesta de Sevilla por una formación que debe beber directamente del trabajo de los grandes creadores.

Otros eventos destacados dentro del área de formación han sido los de Cineastas en la Universidad, con autores como Alejandro Salgado en la FCOM y Lisa Carlehed en la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, entre otros, y los cafés y aperitivos con los directores celebrados en la sede del Festival y que, este año, por primera vez, se han abierto, además de a la prensa y a los invitados, a los estudiantes de diversas facultades.

Abel Ferrara: “Me siento en deuda con mi profesión”
Fotografía de Patandi

Tanto el delegado como el director han hecho hincapié en el éxito de las secciones para jóvenes, que lo consolidan como el certamen de su clase que presenta uno de los programas más novedosos y completos para estos públicos dentro del panorama internacional. “Si en 2012 eran 8.000 los estudiantes que disfrutaban de la programación de Sevilla, hoy podemos confirmar la asistencia 28.160 alumnos de 200 centros educativos de Sevilla, Huelva, Córdoba, Cádiz y Badajoz”, ha desgranado Muñoz. La 16 edición, ha aportado Cienfuegos, ha contado con 13.952 que se han acercado desde fuera de la capital, lo que sitúa al Festival como espacio de formación para nuestros jóvenes que trasciende el propio municipio de Sevilla, un valor logrado, también, gracias a la colaboración con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía

Además, se  han celebrado talleres con las principales escuelas de cine del país, la  ECAM y la ESCAC. A los 682 alumnos que ha congregado la Junta, hay que sumar los talleres del Área de Educación del Ayuntamiento, que han contado con la participación de más de 3.000 estudiantes.

Marc Vigil: “El silencio del pantano es una película sobre la corrupción del alma”
Fotografía de Patricia del Zapatero

“Hemos logrado la colaboración de todas las universidades sevillanas, tanto públicas como privadas, y hemos conseguido que también se impliquen con el Festival nuevas facultades como la de Psicología, la Educación, la de Bellas Artes… Estas actividades se suman a las que venimos realizando tradicionalmente con colaboradores como el Néstor Almendros”, ha explicado Cienfuegos antes de añadir que, junto a estas instituciones, se han incorporado otras como la Escuela de Arte Dramático y la Escuela de Cine y Artes Escénicas de Sevilla.

Por otra parte, ha rematado el director, “hay que agradecer la participación del profesorado de la ciudad, con cerca de una treintena de docentes implicados en encuentros e iniciativas como Planea tu SEFF».

Manuel Martín Cuenca: “Hacer una buena película es casi un milagro”
Fotografía de Patricia del Zapatero

Nuevos patrocinadores y colaboradores

Entre las novedades de la edición hay que señalar nuevos apoyos como el de la Junta de Andalucía que a través de la Consejería de Cultura ha incrementado la cantidad aportada al certamen. Clave ha sido también la colaboración especial cerrada con la Fundación Banco Sabadell, con la que el Festival mantiene desde este año un acuerdo en las secciones Cinéfilos del Futuro y Europa Júnior. Alianzas que se suman a las consolidadas en ediciones anteriores, como la de Movistar Plus como partner tecnológico y la de Acción Cultural Española, junto a la que se ha elaborado la exposición de Antiquarium y que ha permitido la presencia de una decena de programadores y profesionales de toda Europa.

Más allá de los patrocinios hay que reseñar la presencia y colaboración de instituciones como Unifrance y el Institut Français, la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla y diversos espacios culturales de la ciudad que ya permiten hablar de la presencia en el certamen de todos los ámbitos del tejido creativo sevillano. Así, se han realizado actividades con salas como Fun Club, librerías como La Fuga, Casa Tomada y Caótica, locales como La Carbonería, tiendas como Debaga y asociaciones como Casa Grande del Pumarejo.

Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”
Fotografía de Patricia del Zapatero

También ha sido destacable la nueva colaboración con el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA), con la proyección de A Dark Place, que ha acercado al certamen a la Federación de Sindicatos de Periodistas (FESP), al International Press Institute (IPI) y a la OSCE Representative on Freedom of the Media.

En el apartado de actividades paralelas, la 16 edición ha contado en total con más de 30 propuestas con las que el cine ha salido al encuentro del público, extendiéndose hacia otras zonas de la ciudad. Citas como El otro cuento, que agotó sus plazas, llevaron a los participantes a conocer La Alameda de Hércules en torno al proyecto fílmico de Rocío Huertas, y encuentros multidisciplinares, como el de Lorenzo Mattotti en Caótica, ligaron el cine a otras disciplinas, en este caso al dibujo, gracias al arte del historietista y premio Eisner, que dialogó con estudiantes de Ilustración; en tanto que en la librería Casa Tomada tuvo también aforo completo en la cita con las protagonistas de la película Violeta no coge el ascensor.

Joanna Hogg, un viaje íntimo a través del cine
Fotografía de Patricia del Zapatero

Industria: Sevilla como puente para las coproducciones europeas

Las Jornadas de Industria del Festival de Cine de Sevilla continúan creciendo año tras año. En esta edición es reseñable el primer Encuentro de Coproducciones Europeas, una propuesta que recibió 40 solicitudes de proyectos cinematográficos italianos y españoles. Tras el gran funcionamiento de esta iniciativa, Sevilla quiere repetirla en próximas ediciones invitando a nuevos países y convirtiéndose, así, en una plataforma para favorecer la coproducción.

Dentro de este apartado, la 16 edición acogió también la reunión Moving ImagesOpen Borders, que engloba a distintos festivales en una red pionera destinada a compartir experiencias y a fomentar las buenas prácticas.

Pietro Marcello: "Martin Eden es una historia universal que se puede adaptar a cualquier lugar"
Fotografía de Patricia del Zapatero

El certamen viaja al mundo

Uno de los objetivos esenciales del Festival es promover la circulación de las retrospectivas programadas. Un año más, diferentes instituciones mostrarán los ciclos promovidos desde  Sevilla, como es el caso del Foco dedicado a la directora noruega Lene Berg, parte del cual  pudo verse en Filmoteca Española y que viajará posteriormente a CGAI (Coruña), y de la retrospectiva Melodías excéntricas, que en los próximos meses llegará a IVAC, La Filmoteca (Valencia).

Asimismo, el ciclo Nosotros, Europa, comisariado por el Festival de Cine de Sevilla para su exhibición en diferentes sedes del Instituto Francés en España, llevó seis películas que tuvieron su estreno nacional en el certamen a seis ciudades (Sevilla, Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Bilbao).

El plan, de Polo Menárguez, una obra de teatro en la gran pantalla
Fotografía de Patricia del Zapatero

La apuesta por el cine español y andaluz

Además de mostrar el mejor cine europeo, el Festival ha mantenido su compromiso por exhibir lo mejor de la producción española de este 2019. Cineastas consolidados y nuevos talentos formaron parte de la importante selección de la 16 edición del Festival. Un conjunto de películas que reunieron nombres como Guerin y Benito Zambrano, con nuevos autores que hoy ensayan un cine creativo y de lenguajes innovadores.

Es preciso destacar que varios directores andaluces participaron en secciones competitivas del Festival de Cine de Sevilla, como fue el caso de Alejandro Salgado, director de Barzakh, en Las Nuevas Olas No-Ficción, y Miguel Rodríguez (Big Big Big) y Mamen Díaz (Violeta no coge el ascensor) en Revoluciones Permanentes. Además, Guillermo Rojas presentó el estreno mundial de Una vez más en la sección Special Screenings, que también acogió las premieres de Intemperie, de Benito Zambrano, y de Adiós, de Paco Cabezas

Pere Portabella recibe el reconocimiento del Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

Entre los cineastas andaluces que han escogido el Festival para presentar sus trabajos, la mayoría de ellos en premiere mundial, se encuentran Isaías Griñolo, Jorge Laplace, Pilar Távora, Guillermo Rocamora, Juan Manuel Suárez Japón, Pepe Quero, Guillermo García, Félix Vázquez, Paco Ortiz, María Cañas, Carlos Rivero, Bernabé Bulnes, Carlos Violadé, Remedios Malvárez y José Romero Portillo.

El Festival de Cine de Sevilla es una iniciativa del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), dependiente del Ayuntamiento de Sevilla, y cuenta con el apoyo del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), el programa Europa Creativa MEDIA y la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.

En esta 16 edición el Festival de Cine de Sevilla cuenta con la colaboración de Fundación Banco Sabadell, institución nacida en 1994 con la voluntad de estimular la excelencia y fomentar el conocimiento de la cultura. Su objetivo es promover actividades de divulgación, formación e investigación en los ámbitos educativo, científico y cultural, así como impulsar y apoyar el talento joven.

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *