rick

Feliz cumpleaños, Rick

Hoy se cumplen 75 años de la premier de un film que forma parte de la historia del cine. Es lo que se suele calificar como un clásico. De Casablanca, de Michael Curtiz, la Warner Bros. esperaba una buena acogida pero no el éxito que alcanzó inmediatamente. Y con los años le ha ocurrido como al buen vino. Ha sabido resistir al paso del tiempo de manera impecable. Hoy en día, la historia romántica protagonizada por Rick Blaine (Humphrey Bogart) e Ilsa Lunden (Ingrid Bergman) en la ciudad marroquí en pleno conflicto bélico, es objeto de culto. El rostro impenetrable de Bogart y la dulce expresión de Bergman fueron unidos para crear un idilio de cine.

Pido a los lectores de Gatrópolis que acepten mi pasión y admiración desmedidas por ese cine que se destiló en los años 40 y 50, y del que forma parte este largometraje estrenado el 26 de noviembre de 1942. La pena es que haya, lamentablemente, generaciones de espectadores que vivan ajenas a las películas rodadas en aquellos tiempos, y que incluso no conozcan a los directores, actores y actrices que hicieron las delicias de los afortunados que disfrutaron de la edad de oro del celuloide en el Hollywood de aquellos tiempos, el de los grandes estudios como Warner, Paramount, Fox, MGM o Universal

rick

“Todos vienen al café de Rick”

Casablanca, como queda dicho, es una película estadounidense de 1942 dirigida por Michael Curtiz. Nos muestra el drama romántico que viven Rick Blaine e Ilsa Lunden, quienes se reencuentran en el norte de África, en la sugerente Casablanca, puerto estratégico durante la Segunda Guerra Mundial; ciudad esta controlada entonces por el gobierno francés. Los protagonistas tuvieron una aventura amorosa en París (recordada en flashbacks), y años más tarde, el pasado se hace presente. Pero detrás de esta relación sentimental  subyacen otras cuestiones, que van desde el honor al sentido del deber, pasando por la lealtad, el amor… Rick, quien regenta un club que lleva su nombre, es un hombre influyente en la cosmopolita ciudad marroquí, haciendo de puente para aquellas personas que están de paso por sus dominios. De hecho, Casablanca está basada en la obra de teatro titulada Everybody comes to Rick’s (Todos vienen al café de Rick), de Murray Burnett y Joan Alison.

La aparentemente vida apacible de Rick se ve perturbada por la aparición de Ilsa y su marido Victor Laszlo (Paul Henreid), líder de la resistencia antinazi. A parte de lo complejo que le resulta el reencuentro con aquel amor pasado y, a la vez, imposible, se ve inmerso en la pelea interna de ayudar a la pareja a huir del país para que puedan continuar con su lucha contra el ejército alemán.

rick

As time goes by

Casablanca ofrece muchos alicientes más, como la fotografía en blanco y negro de Arthur Edeson, quizás la más apropiada para un film como este; o la interpretación de un secundario de lujo como Claude Rains, en el papel del capitán Louis Renault, capaz de nadar entre dos aguas según sus intereses; o la canción que corona la banda sonora de Max Steiner, ‘As time goes by’, de Herman Hupfeld, cantada por Dooley Wilson, un tema imprescindible en la historia de la  música de cine; o momentos como cuando en el club se canta orgullosamente a capela la ‘Marsellesa’, el reencuentro entre Rick e Ilsa con el piano de Sam como testigo, o ese sublime final con la conversación entre el mismo Rick y Renault: “Louis, presiento que este es el comienzo de una bella amistad” (“Louis, I think this is the beginning of a beautiful friendship”). En este sentido, quién no recuerda o ha pronunciado alguna vez otras frases de esta película como “Siempre nos quedará París” (“We’ll always have Paris”), “El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos” (“The world is collapsing and we fell in love“) o “Tócala otra vez, Sam. Por los viejos tiempos. Tócala, Sam, toca ‘El tiempo pasa’” (“Play it once, Sam. For old, times’ sake. Play it, Sam, play ‘As time goes by’”).

Casablanca ganó tres premios Oscar: Mejor Película (Warner Brothers), Mejor Dirección (Michael Curtiz) y Mejor Guión Adaptado (Julius J. Epstein, Howard Koch, Philip G. Epstein y Casey Robinson), y tuvo cinco candidaturas más sin recompensa: Mejor Actor (Humphrey Bogart), Mejor Actor de Reparto (Claude Rains), Mejor Banda Sonora de Comedia o Drama (Max Steiner), Mejor Fotografía en Blanco y Negro (Arthur Edeson) y Mejor Montaje (Owen Marks).

En fin, una película que cumple 75 años pero que se conserva de manera impecable.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *