Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI, en el Festival de Cine de Sevilla

Festival de Cine de Sevilla, ‘Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI’

El Festival de Cine de Sevilla, que comenzó el pasado viernes 8, sigue su curso con sus diferentes encuentros con profesionales, actividades, exposiciones y, sobre todo, con la proyección de una larga lista de títulos europeos. Ayer domingo, en el Hotel Hesperia Sevilla tuvo lugar un café con los realizadores Elsa Kremser y Levin Peter (Space dogs), Alexis Delgado (This films is about me) y Nina Danino (Muero de tristeza llorando por ti).

Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI, en el Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

Estas propuestas se encuentran alejadas de un lugar común, de lo que el espectador está habituado. A la cineasta gibraltareña Nina Danino la podemos encontrar en la sección Revoluciones Permanentes con su cinta, Muero de tristeza llorando por ti; quien ha desarrollado gran parte de su trayectoria en Reino Unido, y su cine está muy relacionado con lo personal, con lo íntimo y con la identidad femenina. La cinta que está presentando en el Festival de Cine de Sevilla es un retrato reflexivo sobre la copla y lo que han significado sus intérpretes.

Por su parte, Alexis Delgado comparte estos días en Sevilla su último proyecto cinematográfico, This film is about me. Una especie de Crepúsculo de los dioses, en el que nos habla de una mujer que se encuentra recluida en la cárcel, y donde nos ofrece un retrato sobre ella. También está presente en la sección Revoluciones Permanentes del Festival de Cine de Sevilla.

Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI, en el Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

Elsa Kremser y Levin Peter presentan en Las Nuevas Olas – No Ficción del Festival de Cine de Sevilla su documental Space dogs. Un filme muy peculiar al estar rodado con la vista a la altura de unos perros que nos descubren su vida por las calles de Moscú. Esto sirve de contexto para hablar de otros perros que fueron utilizados a modo de experimentos por el gobierno ruso en su carrera espacial, como fue el caso de Laika.

Al ser preguntados por el porqué de esta perspectiva, su co-directora, Elsa Kremser,comentó que «ella había crecido con perros, y que le gustaba esa sensación de volver a la infancia, donde todavía tenemos la mente muy abierta». Su idea era volver a ese estado primigenio y también adoptar la mirada de otra especie. Levin Peter añade que cuando empezaron a buscar a esos perros por las calles de Moscú, se dieron cuenta que grabarlos desde la altura de un humano era muy aburrido para la historia. Además, él opina que «cuando se va al cine uno quiere ver lo que ocurre desde otra perspectiva, y este acercamiento también está influido por ello».

Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI, en el Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

Alexis Delgado nos contó a los asistentes que encontró a la protagonista de su filme por casualidad, una persona muy carismática, enigmática y compleja. “Lo que permitió que la pudiera filmar, y luego cómo abordé el retrato de ella, fue porque tuvimos un punto común que era el deseo de hacer una película. Yo estaba buscando un argumento, una posibilidad, me encontré con ella. Me pareció fascinante. Y ella parecía que estaba a la espera de que alguien se fijara en ella. Una especie de actriz esperando un director, y yo un director buscando mi personaje”. En su montaje, nos cuenta también el realizador, que quiso reflejar esa relación cómplice que se estableció entre ellos durante el rodaje. “Quise hacer un retrato sobre ella, una mujer con un espíritu de artista, como si fuese una actriz o una diva, un poco decadente, romántica. E intentando hacer este juego quise que el montaje fuera cómplice de eso, no un montaje que juzgara al personaje desde fuera, no solo ya por el crimen, sino también para intentar categorizar a este personaje con una serie de rasgos donde el espectador no fuera consciente de qué es verdadero y qué es falso. Muchas veces la vemos y no sabemos si actúa realmente o está siendo ella misma. Y siempre me he querido quedar en esa ambigüedad”.

Entre lo animal y lo humano. No-ficción del siglo XXI, en el Festival de Cine de Sevilla
Fotografía de Andrea del Zapatero

La película de Nina Danino también está muy relacionada con el mundo ‘diva’, ofreciéndonos un viaje algo peculiar por la historia de la copla. Un viaje sentimental de la cineasta y artista donde nos muestra las coplas que más gustaban a su madre, y que deriva en una profunda reflexión sobre todo lo que significa este cante y su contexto. “Al principio era un proyecto que comenzó como una investigación. Pero me di cuenta el verano pasado que tenía mucho material, y me decidí por separar la película ficción de otro tipo de materiales que tenía”. Danino, que al principio de su carrera se especializó en cine experimental, ha querido regresar a estos primeros años de su trayectoria con la forma de filmar Muero de tristeza llorando por ti. “Usando mi voz, que siempre la he usado como narración, y usando la idea del cante, que es muy importante para mí como performance. Y también volví a la semilla de mi investigación, que consistía en hacer una especie de mapa acústico sobre mi memoria de lo que me influía cuando era pequeña, y de ahí salió la copla. Era como lo que más impacto tenía sobre mí”.

Fotografía de portada de Andrea del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *