Laura Pastor: “Me da pena que haya gente que no valore el trabajo del actor de doblaje”

Laura Pastor: “Me da pena que haya gente que no valore el trabajo del actor de doblaje”

Una de las grandes aportaciones de Sevilla Ficción 2018 ha sido la participación en la misma de la actriz de doblaje Laura Pastor. La madrileña (21 de julio de 1989), que asimismo es actriz y cantante, debutó con el papel de Violeta Parr (Los Increíbles). Después, su carrera le ha dado la posibilidad de interpretar a Hermione Granger (Emma Watson en Harry Potter), a Jade West (Elizabeth Gillies en Victorious) o de doblar a Demi Lovato. Gatrópolis ha tenido el placer de hablar con ella.

Laura Pastor: “Me da pena que haya gente que no valore el trabajo del actor de doblaje”
Fotografía de Patricia del Zapatero

¿Qué papel te ha sido más complicado de realizar?

La verdad es que no me puedo quedar con ninguno para decirte porque todos los papeles en sí tienen complejidad. Que a lo mejor hay frases donde es más difícil hacer la interpretación porque el personaje esté gritando, llorando… en alguna escena, pues sí podría ser que sea más difícil; pero solo por eso.

¿Hay algún personaje que creas que ha llegado más al público?

Creo que el que más ha llegado de todos los que he hecho es Hermione. Es un personaje que representa muy bien a las mujeres por su valentía y su coraje. Me ha encantado doblarla por todo lo que representa para todo el mundo. Estoy muy feliz.

¿De dónde te nació el querer dedicarte al doblaje?

De pequeña siempre quise ser cantante y actriz. Veía a la gente en la televisión y quería ser como ellos. Quizás siempre he sido muy niña y ser actor es eso, jugar. Siempre estás jugando. En la vida real, digamos, tienes que comportarte y es el único sitio donde puedes soltarte y, de repente, ser una bruja, y luego ser una princesa. Es muy divertido porque sigues siendo una niña, y jugando y pasándotelo bien.

¿En qué momento crees que está el doblaje ahora mismo?

La verdad es que me da mucha pena que mucha gente valore que la versión original es la buena, la que vale, y que la nuestra no vale nada; que no se valore el trabajo del actor de doblaje. Yo, por ejemplo, hablo inglés e italiano y no los he aprendido por ver cine en versión original. Lo he aprendido porque me he ido un par de meses a estudiar fuera. La gente que se queja tanto tiene el botón en el mando para cambiar, y se tiene la opción de elegir. Pero no es necesario hundir a nuestra profesión si cada uno puede elegir cualquier versión que le guste más.

¿Cómo te planteas los papeles a la hora de trabajar?

La verdad es que no sigo ninguna pauta. Además, es complicado organizarse. Si te llaman para una película importante, previamente has hecho un casting y sabes un poco de lo que va el personaje. Te llaman y te explican un poco. Y si no, no vas preparado de nada. A lo mejor te dicen: “mañana a las 8 de la mañana con tal director tienes 15 tomas”. Entonces, tú no sabes lo que vas a hacer, no tienes ninguna preparación, no te da tiempo. El ritual es escuchar al director, que es quien te dice cómo es el personaje, cómo es la película o la serie, te lo cuenta todo. Y luego, sobre todo, es el mirar a los ojos del personaje. Muchas veces les ves con una cara a los actores, con la voz expresan una cosa pero con los ojos te están expresando la verdad. Eso es lo más importante para que tu interpretación pueda llegar al público y la gente pueda llegar a sentir contigo. Y que no piensen “Mira es Fulanita doblando”, sino que vean al personaje y se emocionen con él.

Fotografía de portada de Patricia del Zapatero.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *