José Luis Cienfuegos: “El público del Festival ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España”

José Luis Cienfuegos: “El público del Festival ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España”

La sede del Festival de Cine de Sevilla es un no parar. Allí se palpa que quedan pocos días para una nueva edición. Las gestiones se aceleran y su director, José Luis Cienfuegos, se pone en primera línea para que no quede nada a expensas de la improvisación. A pesar del ajetreo es capaz de encontrar un hueco para atender a Gatrópolis y ofrecerle sus primeras impresiones ante una cita, que cada año, adquiere mayor relevancia.

José Luis Cienfuegos: “El público del Festival ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España”
Fotografía de Patandi

El 8 de noviembre comenzará una nueva edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, ¿cómo se presenta? 

La sensación es un poco de vértigo, porque creo que tenemos una de las programaciones más potentes en cuanto a festivales de cine europeo. Y sólo hay que ver la lista de grandes nombres que hay en la Sección Oficial, nombres de referencia. Ahora mismo los grandes del cine europeo estrenan en Sevilla, y gran parte de ellos se acercarán aquí. Y lo más importante es que contamos con la implicación y colaboración de los distribuidores y productores internacionales, lo que quiere decir que sirve como prueba del momento tan especial que está viviendo ahora el Festival de Cine de Sevilla. Un momento bastante bueno en cuanto a credibilidad y confianza de los directores y del público. Un público además que ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España, para disfrutar de tres, cuatro o toda la semana del festival.

Ya van 16 años de festival, ¿con cada edición se siente que la responsabilidad va siendo mayor para con el público?

Las expectativas van aumentando a medida que el festival va creciendo, que se va consolidando… Cada vez se exige más, es lógico por otra parte. Eso para nosotros también es un reto, y ahí tienes que tener la fuerza suficiente para seguir. Y tenemos la voluntad de no dejarnos derrotar por las dificultades a la hora de montar un festival como este. Cada año hay que reinventarse, porque si no es imposible sacarlo adelante. Porque corres el riesgo de repetirte, y cuando se repiten las misma fórmulas, estás condenado a morir, o por lo menos a no mantener la posición en la que estabas.

¿Qué propuestas o autores destacaría como director del festival? ¿Cuál considera que tenía que estar sí o sí en esta 16 edición?

Sobre todo, los ciclos del festival. Hay una figura ahora mismo de referente en el cine europeo que es Joanna Hogg. Es una cineasta que su última película, The Souvenir, ganó el Festival de Sundance, una película por la que han peleado muchos festivales españoles, también muchos europeos para tenerla a ella… Al final viene a Sevilla y con una retrospectiva, y eso para nosotros es una satisfacción. Y un ciclo tan sorprendente como el de Lene Berg, que tiene una mirada más radical. Junto a eso, si hablábamos antes de los grandes de la Sección Oficial, en Nuevas Olas se cubre un espectro muy amplio de géneros, de estilos, también desde el punto de vista geográfico… Es un festival más rico y más variado que en los últimos años, al menos que yo recuerde. 

José Luis Cienfuegos: “El público del Festival ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España”
Fotografía de Patandi

Se ha presentado la sección Panorama andaluz. Diez títulos, de los cuales siete serán estrenos mundiales, y donde vuelve a haber inconformismo, espíritu crítico y renovación. En los últimos años el cine andaluz goza de un gran momento en cuanto a propuestas y profesionales, ¿esto se ha notado a la hora de elegir la películas de dicha sección? 

Sobre todo, películas que sigan la línea del festival. No hay que olvidarse que este es un festival internacional, y tenemos que tener una cierta coherencia a la hora de programar. Y que a lo mejor hay películas que aquí no tienen encaje, pero que se pueden defender mejor en otro festival, y no pasa nada. Pero pasa con las andaluzas y con otras películas europeas. Este año estamos muy contentos, porque hay además películas que se mueven en el ámbito de la no ficción. Antes, a lo mejor, nos era más difícil encontrar ese tipo de cintas, y me parece muy buena señal que haya ahora mismo cineastas andaluces, directores y directoras que se estén acercando a una línea más de riesgo. Estoy pensando en Menese, por ejemplo, de Remedios Málvarez, que es una película estupenda, y que antes de Sevilla competirá en el Festival Inedit, un certamen de documentales musicales de mucho prestigio. Nosotros nos encontramos muy a gusto programando este tipo de documentales. Lo comentaba en la presentación de Panorama Andaluz, este año hemos disfrutado mucho programando en la sección. Porque hay muchas películas que nos gustan, y que defendemos con entusiasmo.

Uno de los puntos fuertes del festival, y se hace mucho hincapié en ello, es el formar a los cinéfilos del futuro, como se denomina una de las secciones, una labor muy importante en los tiempos que corren, sobre todo al tratarse de cintas que no son comerciales, ¿no?

Pero ya no es sólo programar muchas sesiones, sino cómo se programa. Nosotros no utilizamos la sesión para chavales como un llena cines para subir las estadísticas de asistencia, sino todo lo contrario. Todas las películas van acompañadas, son estrenos en España, vienen los directores, hay guías didácticas… Este año además las dos principales escuelas de cine del país, la ECAM (Madrid) y la ESCAC (Barcelona), vienen a Sevilla a dar cursos y talleres de formación. Es como un pequeño festival dentro del Festival de Sevilla. Y lo mejor es la implicación de la comunidad educativa, que ha entendido el proyecto, que cada vez se implica más y exige más. Es una de las mejores cosas, que se implique y además te exija que se cuide la sección, que aumentes el número de películas, que cuides la calidad, que vengan los directores… Y eso me parece estupendo, muy estimulante.

Pere Portabella ha sido elegido como Giraldillo de Honor de la 16 edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla, ¿qué destacarías de su trayectoria?

Podría hablar de su trayectoria como un político, como una persona clave por la lucha de la democracia en este país. También en la reivindicación del diálogo, del sentido común… Curiosamente es la primera vez que se le da un premio fuera de Cataluña, lo cual me hace pensar muchas cosas. Se debería hacer una reflexión al respecto. Es una figura fundamental como pivote, como anclaje, no sólo para la política de este país, sino también como cineasta de la vanguardia y como productor.

José Luis Cienfuegos: “El público del Festival ya no es sólo sevillano o andaluz, sino que viene de toda España”
Fotografía de Patandi

Una de las grandes sorpresas de esta edición es el estreno de la segunda temporada de La Peste. Era el marco perfecto para ello, ¿no?

Sí, y sobre todo era una oportunidad maravillosa de reivindicar, en primer lugar a los profesionales del cine andaluz, que como bien recordó hace unos años Gervasio Iglesias, la gente viene a Andalucía a rodar no por los paisajes y por el entorno, sino también porque hay muy buenos profesionales. Y eso en La Peste se nota. Hay unos profesionales perfeccionistas, que son los mejores para sacar adelante una producción de este tipo, 100 x 100 producida en España… Luego, también reivindicar y poner nuestro foco en dos figuras como son Alberto Rodríguez y Rafa Cobos. Me parece que son referentes en lo que es la defensa del cine narrativo. Son unos maestros de la narración, como comentaba el otro día en la presentación.

El Festival ha apostado por otros formatos como ya han hecho otros certámenes, incluyendo en este caso una serie a la programación. ¿Ya queda atrás todo el debate que apareció cuando irrumpieron las plataformas de streaming, con el que se hacían diferencias entre lo que era cine y lo que era tv?

Los festivales siempre se han arriesgado ante los nuevos formatos. El otro día, antes de la presentación de La Peste recordaba haber programado hace años una serie británica creada por Neil Gaiman, que luego convirtió en cómic; O Queer as Folk, de temática gay y que luego se hizo un remake en Estados Unidos. Recuerdo haber programado la primera temporada, que eran seis capítulos. En ese momento no fue ni vanguardista ni rompedor, únicamente lo programamos y funcionó. ¿Qué pasa? Ahora las series tienen otro estatus, los medios de comunicación se mueven de otra manera y programas una serie y parece que te estás abriendo a otros formatos. A lo mejor no de esta manera, pero sí que se han programado series en festivales de cine, sin ningún tipo de miedo. Lo que pasa es que los medios de comunicación no tenían el foco en lo que son las series de televisión.

En 2012 llegó a la dirección del Festival de Cine Europeo de Sevilla, ¿qué balance hace de estos siete años?

El balance es de una evolución, de un querer hacer mejor las cosas en cada edición, de plantear nuevos retos, y cada vez que terminamos una edición es “queda mucho por mejorar”. A partir de ahí llegará el momento de echar la vista atrás, pero lo mejor es haber traído a algunos de los cineastas que más admirábamos y que han venido, como Agnès Varda, el primer año; o Roy Andersson el pasado. Este año vuelve Albert Serra… Esa es la suerte de un programador, aunque es mucho trabajo, mucha tensión, porque todo el trabajo de un año te lo juegas en diez días.

Fotografía de portada de Patandi.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *