Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”

Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”

Natural de Córdoba, se confiesa un «enamorado» de Sevilla, ciudad donde reside y ha rodado su ópera prima, Una vez más. Se trata de una película personal, y arriesgada, llena de verdad, que nos presenta a unos personajes que viven y sienten como cualquiera de nosotros. En su estreno en el largometraje, que no en el ámbito audiovisual, Guillermo Rojas no ha defraudado.

Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”
Fotografía de Patricia del Zapatero

Cuando Gatrópolis acudió al rodaje de Una vez más comentaste que te sentías tranquilo ante este proyecto, ópera prima en cuanto a largometrajes se refiere. Ahora que la película ya ha sido presentada a público y prensa, ¿cuál es tu estado de ánimo?

La  verdad es que siempre intento mantener la calma dentro del caos que es una producción de cine y sobre todo un rodaje. Pero estoy bastante satisfecho con el resultado y me enfrento a la situación de que por fin el público va a poder ver la película… y estoy tranquilo. Teníamos el montaje listo para el final del verano, que es cuando se lo enseñamos al Festival de Cine de Sevilla, y ahora que ya está terminada estoy súper relajado (risas). Han sido unos meses muy duros y ya es como si me importara menos que a la gente le guste o no. Es en plan, “ya hemos hecho esto, y fuera, lo que venga a partir de ahora no está en nuestras manos”.

En Una vez más se pueden distinguir dos protagonistas. Por una parte la pareja Daniel y Abril, y por otra la ciudad de Sevilla, de la que aparecen muchos y variados lugares.

Sí. Principalmente, la película son Daniel y Abril, Jacinto Bobo y Silvia Acosta, pero la ciudad de Sevilla es súper importante. Es la ciudad en la que vivo, de la que estoy enamorado… me encanta. He realizado un recorrido físico y emocional por ella. Ha sido muy sencillo rodar en Sevilla, gracias al apoyo del Ayuntamiento. 

En la película somos testigos del reencuentro, tras cinco años de separación, de dos personas que fueron pareja sentimental, y de una situación social crítica como la que vivimos desde hace demasiado tiempo en cuanto a la precariedad laboral, en concreto para la juventud.

Claro. La película nace un poco del deseo de recuperar una felicidad perdida, Y toda la trama gira entorno a una chica que se tuvo que ir fuera de España a buscar trabajo y cuando regresa a su hogar intenta volver a vivir todo aquello que vivió. Pero cuando llega a su casa de Sevilla, ni ella es la misma, ni sus amigos son los mismos… pero la situación laboral casi sigue siendo la misma. Y ahí sí hay un poco de denuncia, por supuesto, porque conozco a mucha gente que se ha formado durante muchos años, y que no ha podido gozar de un futuro laboral y un presente aquí, en su ciudad. No se ha sabido retener ese talento que tenemos, de toda esa gente que se ha marchado sin querer, para buscar un trabajo. Y esas personas, años después, ya no son las mismas, como la protagonista de la película. A mi hermano lo echo mucho de menos, lo quiero mucho, y siempre que podemos nos vemos. Él tiene trabajo en Londres, está feliz, pero es un ejemplo de esa gente joven que no ha tenido una oportunidad aquí y se ha tenido que ir. Me da mucha rabia, como parte de esta sociedad, que esto ocurra.

Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”
Fotografía de Patricia del Zapatero

La película tiene mucha verdad. Sus personajes son gente normal. Ni son héroes ni son villanos. Daniel y Abril son dos jóvenes que se vuelven a ver tras cinco años de alejamiento. No terminan de aclararse, pero parece que se quieren dar una segunda oportunidad, ¿verdad?

Sí, en el fondo lo que quieren es ser felices. Hay un personaje que vuelve a casa y que comprueba que, quizás, ya no es tan fácil recuperar la felicidad que tuvo. Y el otro personaje es Dani, a quien la situación del reencuentro con su expareja le va a hacer estremecerse y removerse. Cuando ella se fue se quedó en shock. El hecho de que los dos actores no sean tan conocidos para la mayoría hace que la película ofrezca ese toque de realismo y verdad, para que el espectador pueda comprender mejor la historia. Era esto algo que yo estaba buscando desde el principio, crear una película desde la verdad, e intentar contar una de tantas realidades como hay por ahí.

También pones mucho énfasis en algo primordial en una relación de pareja como es saber terminar bien, sin rencores; algo muy complicado en estos casos.

¡Claro! Cuando una relación acaba hay que intentar no odiar a la otra persona; yo lo intentaría. Esa persona puede haber sido aquella a la que más hayas querido en tu vida… y qué pena, ¿no?; que jamás vuelvas a tener contacto con esa persona a la que has estado tan unido. Es una pena que alguien tan importante en tu vida desaparezca. Lo bueno sería darse una segunda oportunidad.

Una vez más, por diversas razones, recuerda al cine de Woody Allen, como en la presencia tan importante de una ciudad, en este caso, Sevilla. ¿Cómo lo ves?

Muy bien. El cine de Woody Allen ha sido para mí una referencia desde siempre. Cómo utiliza la ciudad, casi siempre Nueva York (Manhattan). En su cine, en el fondo, habla de pequeñas cosas que afectan a mucha gente. Habla del reencuentro con alguien, que te trastoca por dentro… Y yo quería hablar de algo tan sencillo como de dos personas que se reencuentran y de cómo te sentirías tú de emocionado al saber que la persona a la que tanto has querido vuelve, aunque sea por un hecho tan triste como el fallecimiento de la abuela de ella, pero que te va a permitir volver a estar con ella. El corazón te va a mil por hora, tienes que intentar aprovechar cada momento como si fuera el último porque no sabes cuándo la vas a volver a ver. Claro, ahí hay mucho del cine de Woody Allen, por supuesto.

Guillermo Rojas: “He creado una película desde la verdad para contar una de tantas realidades como hay por ahí”
Fotografía de Patricia del Zapatero

El bautizar al personaje femenino con el nombre de Abril, supongo que no será algo improvisado.

No, no (risas). Quería que cuando ella volviera a la ciudad tuviera luz propia. En el tiempo en que ha estado en el extranjero esta chiquilla se ha apagado un poco. Ella intenta reencontrarse a sí misma. Se llama Abril por todo eso, porque en ese mes es cuando la ciudad (Sevilla) está más bonita. Abril es un nombre muy significativo para resumir lo que yo quería expresar con ella. 

¿Qué me puedes decir de los protagonistas y, también, de los actores que encarnan el papel de Abril y de Daniel?

Pues la protagonista se llama Abril, Silvia Acosta. Es una actriz que yo no conocía. Es sevillana pero vive en Madrid. La elegimos por un casting que hicimos allí. Quería trabajar con gente joven, no muy conocida. Lo mismo que la película es una reivindicación de la gente joven con talento, quise trasladar eso a la propuesta del casting. Estaba seguro de encontrar a alguien que pudiera aportar muchas cosas, y Silvia viene de ese proceso de búsqueda tanto en Sevilla como en Madrid. Y a Jacinto Bobo, que interpreta a Daniel, lo conozco desde hace tiempo. Fue una de las primeras personas que se leyó el proyecto, le encantó y ha estado siempre ahí. Quería contar con él de lo que fuera. Él refleja mucho de lo que yo sentía por dentro. 

Fotografía de Patricia del Zapatero

La música me parece muy bien elegida. ¿Qué me puedes decir sobre la elección de los temas?

Que siempre he querido contar con bandas de la música indie que reflejaran con sus canciones lo que los personajes dicen y sienten en cada momento. Valoré muchos temas. Y decidí que las canciones sonaran en su totalidad, para que el cantante se expresara en su plenitud, sin recortes. Así evito dejar al espectador a medias cuando está escuchando algún tema. Me gusta que suenen en su totalidad. 

Y Laura (Hojman) cantando…

Y Laura cantando. Ese fue un empeño mío. Canta muy bien.

Y, por último, tus cameos…

Pues sí, los cameítos. Pero esto es fruto de mi deseo de ser parte del juego, de algo tan personal. De hecho, muchos amigos míos  forman parte de la figuración. Quiero que dentro de unos años, cuando vea esta película, la sienta como una bonita experiencia en la que condenso mi mundo. Por eso, más que una película de tramas es de sentimiento, de decir “así me he sentido en un momento de mi vida y ya es hora de que me sienta de otra manera”.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *