Fran Cantos: “Necesitamos contar qué y cómo es el ser humano, conmoviendo, dando que pensar y en comunión con el público”

Fran Cantos: “Necesitamos contar qué y cómo es el ser humano, conmoviendo, dando que pensar y en comunión con el público”

Reconoce que se encuentra en un momento profesional “dulce”, a pesar “de este parón terrible”. Ha recibido recientemente el reconocimiento del colectivo de actores por su papel en la obra de teatro Jauría, de la que esperamos su regreso tras esta etapa de confinamiento. Entre sus trabajos televisivos anteriores y sus proyectos futuros, tenemos Fran Cantos para rato.

El pasado mes de marzo te alzaste con el Premio de la Unión de Actores por tu trabajo en la obra de teatro Jauría. Supongo que será una doble satisfacción: un reconocimiento que, encima, llega por parte de los compañeros de profesión.

Jauría ya era un premio. Estar en un proyecto de Kamikaze y bajo la dirección de Miguel del Arco había sido siempre un sueño para alcanzar. Hacerlo con esta obra, con toda su implicación y con mis compañeros y equipo de Jauría transmutados en familia no cabía en mi imaginario. A esto le sumamos todo lo que Jauría ha aportado a mi vida y el premio de la Unión de Actrices y Actores, que como bien dices lo otorgan los compañeros y las compañeras… Pues es muy emocionante, la verdad.

Hablando de profesión, ¿cómo se llevan estos días de confinamiento para alguien como un actor que tanto necesita del público?

Pues con responsabilidad, cumpliendo a pies juntillas el encierro y buscando muchas actividades para desarrollar mis inquietudes que son muchas para bien o para mal y aprovechando para ver muchas películas y series pendientes, retomar la guitarra; también trabajando algo preparando algunas pruebas, y por fortuna tengo unos vecinos espectaculares, tenemos una agenda lúdica y cultural que ya quisieran algunos.

Esta crisis sanitaria está generando de hecho una crisis económica. ¿Cómo crees que saldrá el mundo de la cultura tras esta situación tan negativa?

Honestamente creo que bastante mal parada. Existimos porque existe público y éste tiene necesidad de cultura en cualquiera de sus formas. Se está viendo que la demanda de obras audiovisuales en plataformas se ha disparado y se ha convertido en un bálsamo para todos los que estamos confinados y espero que esto en el audiovisual haga que no baje notablemente la tendencia positiva que llevábamos de producciones, pero qué ocurrirá con todos los formatos de espectáculos en directo o en masa como los cines, la danza, la música, el teatro… Creo que deberían activarse políticas de protección y, sobre todo, fomento de la cultura. Hay que sembrar para tener cosechas y en eso creo que siempre se ha fallado; ojalá esta catástrofe nos haga mejorar. Como también debería ocurrir con la transición ecológica y políticas medioambientales, por ejemplo.

Fran Cantos: “Necesitamos contar qué y cómo es el ser humano, conmoviendo, dando que pensar y en comunión con el público”

Centrándonos en tu trabajo, hablemos de Jauría. La obra se estrenó en 2019 en Madrid, y desde entonces el éxito ha caminado de la mano, ¿dónde crees que reside esta gran acogida por crítica y público?

El caso de «La Manada» ha supuesto un antes y un después para la sociedad en un vasto espectro: en cuanto a la visibilización de la violencia sexual, la normalización de la misma en la sociedad, el tratamiento de las víctimas, el tratamiento mediático, el cuñadismo… y todo en medio de un cambio de paradigma. Contar el caso a través del teatro documental consigue que se entienda con mayor profundidad, que se haga de un modo más completo incluyendo aspectos que tienen el mismo o mayor peso que muchas pruebas periciales como el bloqueo por el miedo, la intimidación ambiental o la no necesidad de una violencia expresa para que haya violencia en los momentos en que se representa a la víctima rodeada de sus verdugos dentro de un cubículo de proporciones similares al real o en un interrogatorio sin la más mínima empatía con la víctima, viéndose sometida a dar más explicaciones que sus agresores.

Creo que Jauría consigue poner un espejo frente al público y que la imagen que vea, cuanto menos, le haga pensar.

¿Quién es tu personaje, cómo es? ¿Cómo han sido la preparación y su enfoque?

Interpreto a José Ángel Prenda, miembro de «La Manada», y también a un par de jueces del proceso judicial.

Ha sido un proceso tremendamente duro y de muchísima responsabilidad que hemos tratado con delicadeza, respeto y amor. Hemos tenido que ahondar en nosotros mismos y en algunos casos descubrir partes erróneas que, salvando las distancias, identificábamos en nuestros personajes y no en nosotros. Había momentos durante los ensayos en los que teníamos que parar durante rato porque nos desbordaba la emoción. En cuanto a la creación del personaje: Miguel en ningún momento quería una imitación de ninguno de ellos, el texto es tan poderoso que no se hacía necesario.

En televisión también has realizado algunos trabajos. Hablamos de dos mundos distintos, televisión y teatro. Aun así, no son incompatibles, ¿verdad? ¿Qué te aporta cada una de estas disciplinas?

Creo que son hermanos y caminan de la mano. Hay una diferencia sustancial que tiene que ver con los tiempos de preparación de la obra en cuanto a lo actoral. En el teatro el peso del actor en la labor creativa es mucho mayor, en televisión por norma llegas con una propuesta, tienes unas indicaciones de dirección y grabas a capón. En ambos medios hay algo que me engancha desde mi primer contacto con ellos, que es la atmósfera familiar que se genera y que hace que tenga ese carácter atávico de los oficios, de lo artesanal. Creo que el teatro es una especie de Masa Madre y la televisión y el cine esa hogaza lustrosa que resulta de él.

Fran Cantos: “Necesitamos contar qué y cómo es el ser humano, conmoviendo, dando que pensar y en comunión con el público”

En televisión has trabajado en series como Vis a Vis, Malaka, La Peste, Brigada Costa del Sol, Magi o Élite. ¿Alguna de estas te ha marcado por encima de las demás?

Creo que La Peste supone un salto cuantitativo en la calidad de las series producidas en España. Una apuesta de Alberto Rodríguez y Movistar por hacer ficción con calidad y narrativa más propias del cine que de las series hasta ese momento. Esto también lo hacen otras de las series que mencionas en las que he trabajado, pero quizás La Peste, por diversos motivos, tiene un puesto destacable entre las que mencionas.

¿Cuál es tu momento actual como actor? Personalmente, ¿qué buscas en la profesión?

Creo que vivo un momento muy dulce a pesar de este parón terrible. Se acaba de estrenar Mentiras, que es una seriaza de AtresMedia donde tengo un personaje muy chulo. Estoy inmerso en el rodaje de una serie que creo va a gustar muchísimo con un personaje estupendo. Jauría seguirá cuando le sea permitido, que espero sea pronto porque hay que seguir contándola.

Creo que mi profesión siempre será necesaria. Necesitamos contar qué y cómo es el ser humano, hacerlo conmoviendo, dando que pensar, y si es posible en comunión con el público.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *