The Tower: el necesario testimonio de Palestina

The Tower: el necesario testimonio de Palestina

El Festival de Cine Europeo de Sevilla nos regaló en su última edición varios títulos que lo han situado como un evento de referencia. Entre sus secciones destaca Las Nuevas Olas. Entre los filmes de esta categoría, es reseñable The Tower, ideada por Mats Grorud. Esta creación noruega cuenta con el respaldo de los testimonios de familiares y amigos del creador. En la misma se condensan distintas interpretaciones y narraciones de la guerra en Palestina, que se ha dilatado setenta años. Este hecho histórico es el leitmotiv de un relato desgarrador, desde la perspectiva de Wardi, una niña de una familia palestina que vive en un campo de refugiados. Gracias a los diferentes personajes que se encuentran en su familia, podemos contar una historia redonda que se desgrana a través de tres generaciones previas a ella.

The Tower: el necesario testimonio de Palestina

Probablemente, lo más entrañable de este filme es la visión de Wardi. Desde la inocencia de sus ojos, nos narra las vicisitudes de todas las personas que viven en su torre. Todo esto bajo una idea clara: devolverle a su abuelo la esperanza en la vida que le arrebataron durante la guerra.

Pese a que no recibió el premio de su sección, para quien suscribe es un filme indispensable del pasado festival. Es entrañable, a la vez que realista y cruda. El dolor y la tristeza que inundan a los personajes se contraponen con la ingenuidad, la inteligencia y la realidad de Wardi (de quien incluso su educación pende de un hilo dada su situación familiar).

The Tower: el necesario testimonio de Palestina

Mats Grorud puede estar orgulloso de narrar una historia de nuestro día a día, sin pecar de lacrimógeno pero con un espíritu de superación que sí emociona. Además, debemos destacar la forma que tiene la narración, la cual mezcla el stop motion con fragmentos de animación en los diferentes flashbacks que se realizan.

Obviamente, como en cada historia se han de conocer ambos bandos. Pero Grorud narra con veracidad los testimonios que tanto familiares como amigos le han ido difundiendo. Hay que destacar también que Mats Grorud trabajó durante un año en un campo de refugiado, de donde también sacó diferentes historias para el filme. Sin duda, The Tower es un buen homenaje a todas esas personas inocentes que están sufriendo por la crueldad de la guerra.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *