Mamma Mia: Una y otra vez, una buena secuela de un éxito cinematográfico

Mamma Mia: Una y otra vez, una buena secuela de un éxito cinematográfico

No esperen de Mamma Mia: Una y otra vez (Mamma Mia: Here We Go Again!) una película con marchamo de candidata a los premios Oscar, ni una obra con pretensiones de entrar en el Olimpo de las grandes de la historia. Probablemente, las mentes preclaras de los cofundadores del grupo musical pop ABBA, los suecos Benny Andersson y Björn Ulvaeus, no llevaran esas intenciones cuando se involucraron de lleno junto a Judy Carymer y Richard East en la producción del musical Mamma Mia!, escrito por Catherine Johnson y estrenado en 1999 (el 6 de abril) en el Prince Edward Theatre del West End de Londres, el cual dio origen en 2008 a la versión cinematográfica del mismo nombre, la quinta más vista de aquel año.

Estrenos: La secuela de la exitosa Mamma Mia acapara el interés de la cartelera semanal

Como ya sabrán los lectores de Gatrópolis, la película Mamma Mia! es un film dirigido por Phyllida Lloyd y guionizado por Catherine Johnson, Benny Andersson y Björn Ulvaeus que narra una historia sobre la base de las míticas y exitosas canciones de ABBA, grupo musical sueco que nació en 1971, saltó a la fama en 1974 al ganar el Festival de Eurovisión en Brighton (Reino Unido) con la canción `Waterloo´, y se consolidó entre los años 1976 y 1980 entre los más relevantes del panorama mundial. Tanto ha sido así que hoy en día la vigencia de sus temas sigue latente. Junto a Benny Andersson y Björn Ulvaeus, ABBA estuvo integrado por Anni-Frid (Frida) Lyngstad y Agnetha Fältskog. El nombre de la formación es un acrónimo compuesto por las iniciales de sus cuatro cantantes.

Estrenos: La secuela de la exitosa Mamma Mia acapara el interés de la cartelera semanal

Regreso a 1979

Su secuela,  la de la película Mamma Mia!, era inevitable. Y de ahí ha surgido Mamma Mia: Una y otra vez. La duda giraba alrededor de la acogida del público. Sabido es que en el cine, segundas partes no siempre han sido buenas. Y la nueva historia sobre la que se desenvuelve el guión escrito por Ol Parker, a la sazón director del film, sobre una historia creada por él mismo, Catherine Johnson y Richard Curtis logra hacer un producto atractivo, como decimos, sin más pretensiones que entretener, divertir y transmitir esas dosis de optimismo y felicidad que tanta falta hacen hoy en día.

Porque, efectivamente,  Mamma Mia: Una y otra vez es una película fresca, veraniega, blanca… familiar. Parte de la reapertura del Hotel Donna gracias a la iniciativa de Sophie Sheridan (Amanda Seyfried), pero combinando el presente con continuos flashbacks gracias a los cuales los espectadores viajamos a 1979 para ser testigos de los convulsos inicios de la joven Donna Sheridan (Lily James), hasta llegar a ser una empresaria de la hostelería y una madre madura (Meryl Streep). De esta forma sabremos sobre los escarceos amorosos que  tuvo con el trío de supuestos padres de Sophie (Sam Carmichael/Pierce Brosnan, Harry Bright/Colin Firth y Bill Anderson/Stellan Skarsgard).  

Mamma Mia: Una y otra vez, una buena secuela de un éxito cinematográfico

Un buen repertorio

Como es lógico y esperable, Mamma Mia: Una y otra vez juega con las mismas cartas que su antecesora: la calidad de un buen montaje, una excelente fotografía con la isla griega de Skiathos como protagonista, una cuidada escenografía, un nutrido reparto coral con la presencia añadida en el mismo, entre otros, de los experimentados Andy García y Cher, y una banda sonora cien por cien ABBA. Con canciones  imprescindibles como  `Waterloo´, `I Have A Dream´, `Knowing Me, Knowing You´, `Dancing Queen´, `Fernando´, `Super Trouper´ y, por supuesto, `Mamma Mia´, hasta otras destacadas del repertorio de  Benny Andersson  y Björn Ulvaeus  como `When I Kissed The Teacher´, `I Wonder´, `One Of Us´, `Why Did It Have To Be Me?´, `Kisses Of Fire´, ` Andante, Andante´, `The Name Of The Game´, `Angel Eyes´, `I’ve Been Waiting For You´, `My Love, My Life´ o `The Day Before You Came´.

En definitiva, Mamma Mia: Una y otra vez es algo más de hora y media de diversión, sin más intención que la de pasar un buen rato, quizás con menos fuerza que Mamma Mia!, pero que ofrece la posibilidad de aparcar los problemas. Y para aquellos que fuimos coetáneos de ABBA, que a los vinilos les llamábamos LP (Long play) o single, según la duración de los mismos, y escuchábamos música  en el radio cassette, además es la ocasión de retroceder en el tiempo y recordar tiempos pretéritos.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *