‘Los últimos Jedi’… ¡y menos mal!

‘Los últimos Jedi’… ¡y menos mal!

El pasado 15 de diciembre en España se estrenaba la VIII entrega de la saga Star Wars; esta vez, Los últimos Jedi. Pese a que el “hype” (furor que se crea entorno a un concepto, fenómeno) era de gran calibre, también era sospechoso que en las distintas redes sociales existentes no se hubiera leído ningún spoiler. Un fenómeno fan como es Star Wars y ni siquiera había encontrado nada sobre la calidad del film. Quizás si me hubiera percatado de eso antes, me hubiera liberado de 154 soporíferos minutos. Antes de continuar, decir que el universo fan de Star Wars me fascina, y por eso escribir esta crítica me duele más a mí que a ti, que me lees y me cedes unos minutos de tu tiempo.

‘Los últimos Jedi’… ¡y menos mal!

En primer lugar, le sobran al menos 45 minutos. El guión se establece sobre una base sólida, con sentido dentro de la ficción… pero por momentos se empieza a deteriorar. Tras la primera media hora comienza a rebuscarse, a alargar subtramas y lo peor de todo; el guión gira entorno a que los buenos están en peligro. Y ya, desde la primera media hora hasta las otras dos siguientes, todo va sobre eso: la escapada.

Además de entrar en un bucle solución-problema constante, se abre una subtrama ‘Jedi’. Al principio es casi excitante. Como vimos en El despertar de la fuerza, Skywalker vuelve, ¡el último Jedi!, pero para que vuelva así, mejor que no lo haga. Un personaje que empeora por momento, cuyo background es el de su propio lamento. Su momento álgido llega al final de la película, cuando tiene un momento en el que piensas “por fin está Luke aquí”.

‘Los últimos Jedi’… ¡y menos mal!

Por otra parte, pensar que de un elenco en el que contamos con actores legitimados como Mark Hamill o Carrie Fisher, y algunos con ‘intención de’ como Daisy Ridley, Adam Driver o Domhnall Gleeson, solo podamos salvar a Oscar Isaac, puede llegar a ser delictivo. El papel de Poe Dameron es sobresaliente, y en su totalidad es gracias al carisma que tiene el referido Isaac. En cambio, los demás personajes parece que no tienen profundidad ninguna. Sus mejores momentos son los de acción, que realmente son buenos, pero deja mucho que desear que personajes como el de Kylo Ren me provoquen un sentimiento de amor-odio, puesto que puedo llegar a entender el trasfondo que quieren transmitirnos, pero ni siquiera con el talento que tiene Adam Driver, insisto, el guión le da la fuerza que necesita. Por no hablar de personajes que o bien deberían haber muerto (escasea esto en toda la película) o bien no deberían ni existir, como el de DJ (Benicio del Toro), que ni sabemos para qué aparece en pantalla.

star wars: los últimos jedi

Eso sí, tiene dos puntos enormemente positivos: la escenografía con la que cuenta, sobre todo en la batalla final, los colores vivos que muestra, el uso de la dualidad “bien-mal” mediante esos colores y las perspectivas; y la banda sonora de John Williams, que aun ya estando creada y sin ninguna dificultad, le da un poco de acción a la trama.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *